Por JM Molas

Se ha celebrado el  1er Trail 2018 en Dólar, organizado por el club accitano Wadiándalus, y patrocinado por el propio ayuntamiento. Fue un acto deportivo muy participado donde la mayoría de asistentes de la comarca, de todas las edades, pudieron disfrutar de un bello recorrido entre almendros, pinos, retamas y embalses de agua que reconfortaban tanto a corredores como caminantes. Más de 360 deportistas en las tres especialidades de trail, pequetrail y senderismo intervinieron con el auxilio oportuno de cerca de 50 voluntarios, que facilitaron esta sesión deportiva, que continuó después en la piscina municipal. Terminó el  encuentro  degustando un sabroso arroz campero  cocinado para la ocasión. Estos son los datos de este evento que se ha iniciado en Dólar, que sigue al realizado la semana anterior en Jérez del Marquesado, y se une a los distintos trails que se van organizando en los pueblos de la comarca, pequeños o grandes, que se han apuntado a un nuevo estilo deportivo al alcance de todas las edades y con variados niveles de competición.

Me parece oportuno reflexionar sobre esta nueva opción que vincula deporte con naturaleza, y que resulta atractiva tanto para los lugareños, como para otros deportistas que acuden desde cualquier procedencia. Si miramos atrás, unos cuantos años, el único deporte existente era darle patadas al balón, coger la bicicleta o una pequeña minoría que se atrevía a recorrer las cercanas rutas de montaña respondiendo a la llamada de las alturas. Las mujeres no estaban presentes en estas actividades. El fútbol ha ido a más y ha dispuesto de importantes espacios deportivos, donde una minoría sudaba la camiseta mientras una gran masa de espectadores se conformaba con ir a gritar al campo y desahogarse insultando al árbitro o a los jugadores del equipo contrario. El fútbol ha tenido su crecimiento a gran escala, potenciado desde la caja tonta, donde han entrado grandes negocios. Algunos equipos se han arruinado, otros jugadores se han convertido en estrellas mediáticas, acumulando grandes fortunas, y grandes impagos delictivos al erario público. Ojalá el deporte del fútbol pueda ser reconducido, objetivo muy difícil, hacia un espectáculo donde sean preferentes los valores deportivos.

Por todo ello, me parece importante valorar como muy positivas las iniciativas de deporte popular a través de trails, cross, marchas nocturnas, etc, donde unos pueden correr, y otros andar. Unos compiten contra otros corredores, con afán de superación, en el fondo compiten contra sí mismos, y en esta convivencia plural y cercana a la natura, tan estimulante siempre, todos salimos ganando.  Hacen falta personas con espíritu joven y generoso que sean capaces de seguir organizando y colaborando con estas carreras populares, donde hay que decir, que las mujeres están cada vez más presentes, y el disfrute saludable está al alcance de mucha gente. Son los nuevos líderes sociales que luchan por la renovación de la vida de los pueblos contra viento y marea. Pueblos y entorno donde hay mucha calidad de vida aún por descubrir. Es además, una buena manera de hacer turismo deportivo,  cuidando cuerpo, mente y espíritu.

Accitania

Deja un comentario