Así es y de esta guisa, están las jardineras que lucían hasta ahora y no como en su lugar han quedado y que nuestros lectores pueden contemplar tras las últimas lluvias y suponemos que tras alguna gamberrada ciudadana de esas que dejan huella y no precisamente por su civismo. Les hace falta mantenimiento, de ese que se echa de menos en algunas que otras zonas del pueblo con aspiraciones de ciudad y de autoridades a las que se les llena la boca de veleidades turísticas aunque que luego cierran los ojos ante evidencias palmarias. No se preocupen no hay nada que un buen programa de empleo no pueda arreglar, están en ello.

Sin retoque plaza naranjos 2 Plaza naranjos 3

Deja un comentario