por Carmen Hernández Montalbán.

Guadix es un enclave idóneo para la celebración de este tipo de eventos: las ferias, al estar ubicado en un cruce de caminos que dan paso a Levante con el valle del Guadalquivir. No me cabe duda de que desde la antigüedad debieron celebrarse ferias de carácter comercial por ser un lugar de confluencia de civilizaciones, de población que al estar alejada entre sí por la distancia, necesitaba exponer sus productos en puntos estratégicos sin que la gente tuviera que desplazarse y  arriesgarse a los peligros que acechaban los caminos de aquella época. En Guadix se asentaron culturas como la musulmana o la judía: pueblos muy relacionados, desde siempre, con la actividad comercial.  Feria, que en latín significa solemnidad, fiesta y que tiene como antecedente el vocablo fórum: reunión, peregrinación, como su acepción indica, eran eventos que tenía como finalidad la de exponer mercancías variadas, de origen diverso a la que acudían los comerciantes desde puntos muy distanciados, para conocer y dar a conocer lo que se producía y que no estaba al alcance de las poblaciones. Las ferias, por tener ese carácter festivo, eran amenizadas por atracciones, juglares, que aportaban un punto lúdico adicional para atraer a la gente.

El pasado fin de semana, se ha celebrado en Guadix la 1º Feria de productos de Guadix y Comarca, evento articulado por la Asociación Co-marca de Guadix Natural, ha sido un éxito de organización, participación y asistencia, pues ha conseguido reunir los elementos necesarios para garantizar su triunfo. En ella hemos podido encontrar productos elaborados en nuestra tierra que son únicos por su sabor, su calidad y su elaboración. Productos naturales que nos identifican como ciudad sostenible y que apuesta por el medioambiente, que recuperan fórmulas y recetas tradicionales y que no se encuentran en ningún otro lugar, pues los productos artesanales y autóctonos son únicos e irrepetibles.

La feria ha cumplido su función, además, como evento de difusión de nuestra agricultura, cultura, arte y artesanía.

En ella se pudieron degustar productos hortofrutícolas de la temporada: pisto, calabacín al ajillo, gazpacho de segadores, zalamandroña lobera, las migas de Panadería María, Jamón de la Carnicería Paco Pleguezuelos, Queso, Aceite de La Almazara de Paulenca, vino de Cerro de Las cruces y Méndez Moya, productos ultramarinos Casa Ángel, quesos de Quesería La Peza, miel. Junto a los productos gastronómicos estaban los productos artesanos: Cuadernos Artesanos expuestos por la Asociación para la Promoción de la Cultura y el Arte “La Oruga azul”, Artesanía de Ganchillo, etc, cosmética de aloe vera.

Además se expusieron los libros escritos por accitanos y accitanas. Los autores se acercaron por las Librerías Piper y San José para firmar sus obras.

Paralelo a esto se realizaron distintas manifestaciones culturales, como la obra “El centinela” de la escultora Mari Ángeles Lázaro Guil, la performance de la actriz Gabriela Torres, perteneciente a la nueva corriente artística “Reacción Arte”. La presentación del libro “Palabras de sal” de Mónica Collado. Además de una preciosa exposición de fotos sobre patrimonio natural y paisajístico de Gana Guadix en colaboración con la Asociación Atafa .

Contó también con la participación de los diferentes talleres:

– Exposición y muestra de extracción de agua mediante bombeo solar – empresa Greening.

– taller de elaboración “quesos La Peza”

– Taller de pan “panadería Marías”

– Actividades Medioambientales y consumo saludable.

– Taller de grafitis contando con la presencia de importantes maestros grafiteros granadinos.

_ Taller de alfarería de Jorge Jiménez.

Una vez más se demuestra que la unión hace la fuerza, que debemos trabajar juntos, dejando atrás complejos y diferencias, porque los accitanos somos capaces y tenemos un gran potencial que ofrecer, pero no basta con que lo sepamos, que ya es mucho, hace falta hacerlo ver a los que no lo saben.

 

Deja un comentario