La alcaldesa anuncia convocatoria de la comisión informativa para el reconocimiento extrajudicial de crédito, requisito del concejal no adscrito para su apoyo a presupuestos

 Se espera poder convocar también el pleno de presupuestos la semana próxima

 En la comparecencia de parte del equipo de gobierno realizada el viernes, la alcaldesa de Guadix, Inmaculada Olea Laguna, ha anunciado que el Equipo de Gobierno está en disposición de convocar para la semana próxima la comisión informativa para el reconocimiento extrajudicial de crédito que permitirá pagar a proveedores. Condición pública que el concejal no adscrito había manifestado en el pleno para aprobar el presupuesto. Por lo que se espera que la semana próxima se pueda convocar también de nuevo el pleno de presupuestos.

Ha querido transmitir un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía. “Seguimos trabajando y gobernando, porque nuestro compromiso es con Guadix y con los vecinos y vecinas”, ha asegurado. Y ha afirmado que, en cualquier caso, habrá presupuesto porque “si la vía ordinaria en la que estamos no prospera, la ley establece instrumentos constructivos para ello”.

Iniciaba su intervención como lo hacía en el pleno del pasado viernes: recordando que Guadix necesita presupuestos y que no puede permitirse otro año más sin presupuestos o con presupuestos prorrogados. Una vez finalizado el pleno del pasado viernes, se inició la hoja de ruta que determinaba la búsqueda de consenso con el resto de grupos, por lo que se han ido celebrando reuniones con todos ellos (PP, IU, Gana Guadix) y con el concejal no adscrito, agradeciendo la predisposición de todos, así como el tono institucional de los grupos, en especial de los grupos de izquierda.

Inmaculada Olea ha manifestado su deseo de que la semana próxima “estemos a la altura, por el mucho daño que se le está haciendo a Guadix, a la ilusión y expectativas que miles de personas han depositado en esta corporación, al desarrollo del tejido asociativo y porque estamos poniendo en riesgo inversiones que pueden suponer el futuro para esta ciudad”.

Ha hecho un llamamiento a la responsabilidad, apuntando que “en una situación inversa, nosotros hubiéramos apoyado a Guadix”. “Nuestra prioridad es Guadix. Y vamos a desbloquear la ciudad, sea como sea”.

De seguir en situación de bloqueo, habría que plantear una cuestión de confianza, haciendo mención aunque sin nombrarlo al art.197 bis de la ley electoral. Y si tampoco prosperara esta vía, se iniciarían los siguientes pasos previstos en la ley (que determinan que los que dicen que no a los presupuestos tendrán que poner un candidato alternativo; necesitarían de un apoyo concreto de votos para que prosperara y, si no lo tuvieran, automáticamente se considera el presupuesto aprobado por ley).

Según el artículo 197 bis, que transcribimos, efectivamente Guadix tendría presupuestos si bien entendemos no debería ser necesario para que estos se aprobaran.

Artículo 197 bis

  1. El Alcalde podrá plantear al Pleno una cuestión de confianza, vinculada a la aprobación o modificación de cualquiera de los siguientes asuntos:
  • a) Los presupuestos anuales.
  • b) El reglamento orgánico.
  • c) Las ordenanzas fiscales.
  • d) La aprobación que ponga fin a la tramitación de los instrumentos de planeamiento general de ámbito municipal.
  1. La presentación de la cuestión de confianza vinculada al acuerdo sobre alguno de los asuntos señalados en el número anterior figurará expresamente en el correspondiente punto del orden del día del Pleno, requiriéndose para la adopción de dichos acuerdos el «quórum» de votación exigido en la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases del Régimen Local, para cada uno de ellos. La votación se efectuará, en todo caso, mediante el sistema nominal de llamamiento público.
  2. Para la presentación de la cuestión de confianza será requisito previo que el acuerdo correspondiente haya sido debatido en el Pleno y que éste no hubiera obtenido la mayoría necesaria para su aprobación.
  3. En el caso de que la cuestión de confianza no obtuviera el número necesario de votos favorables para la aprobación del acuerdo, el Alcalde cesará automáticamente, quedando en funciones hasta la toma de posesión de quien hubiere de sucederle en el cargo.
  4. La previsión contenida en el número anterior no será aplicable cuando la cuestión de confianza se vincule a la aprobación o modificación de los presupuestos anuales. En este caso se entenderá otorgada la confianza y aprobado el proyecto si en el plazo de un mes desde que se votara el rechazo de la cuestión de confianza no se presenta una moción de censura con candidato alternativo a Alcalde, o si ésta no prospera.

A estos efectos, no rige la limitación establecida en el apartado 2 del artículo anterior.

  1. Cada Alcalde no podrá plantear más de una cuestión de confianza en cada año, contado desde el inicio de su mandato, ni más de dos durante la duración total del mismo. No se podrá plantear una cuestión de confianza en el último año de mandato de cada Corporación.
  2. No se podrá plantear una cuestión de confianza desde la presentación de una moción de censura hasta la votación de esta última.
  3. Los concejales que votasen a favor de la aprobación de un asunto al que se hubiese vinculado una cuestión de confianza no podrán firmar una moción de censura contra el Alcalde que lo hubiese planteado hasta que transcurra un plazo de seis meses, contado a partir de la fecha de votación del mismo.

Asimismo, durante el indicado plazo, tampoco dichos concejales podrán emitir un voto contrario al asunto al que se hubiese vinculado la cuestión de confianza, siempre que sea sometido a votación en los mismos términos que en tal ocasión. Caso de emitir dicho voto contrario, éste será considerado nulo.

 

 

Deja un comentario