Accitania, guadix

Imagen de Tati con Ramón Pícaro de Cascamorras hace 30 años.

La Romería de la Piedad.

Cuentan las crónicas, que cierto día un atochero hijo de Guadix se dirigió a los montes a ejercer su oficio, y se puso a hacer la carga para su jumento en termino jurisdiccional de la Ciudad de Baza; que ocupado en su faena observó que el azadón tropezó con algo extraordinario por lo que redobló sus golpes y cuál sería su asombro al oír clara y distintamente decir «ten piedad de mí». Sorprendido de tal prodigio, separó la tierra con las manos y encontró una imagen de la Virgen que trajo a esta población.

Noticiosos los bastetanos del hallazgo, alagaron propiedad de la Imagen por haber sido descubierta en su territorio, y promovieron litigio a nuestros antepasados que dio por resultado conceder a Baza dicha propiedad, y a Guadix el privilegio de dedicarle en ella función anual el día 8 de Septiembre a cuyo efecto se creó una Cofradía que con toda solemnidad hacía y hace uso de su derecho, la que subsiste en la actualidad, pero tan pobre y escasa de vida y de recursos, que casi está en la agonía.

He aquí el origen de la peregrinación que vimos ayer pasear las calles y plazas, acompañada de su indispensable fae totun el célebre Pedro Lagarto o Cascaborras, que de ambos modos lo nombra el vulgo, clown, bufón, fantoche o como querramos llamarle de la fiesta, vestido de bayeta de múltiples y abigarrados colores, cuya misión se reduce en el tiempo de la colecta a conducir la bandera de la Cofradía en cuyo remate colocan cintas las personas piadosas, dando también limosnas a los cofrades, para  subvenir a los gastos de la fiesta y a perseguir a los que a la entrada de esta población y de Baza salen a recibir la comitiva y tienen el humor de darle bromas, fustigándoles con un látigo cuya punta termina en dura pelota, repartiendo golpes a diestro y siniestro.

En Baza es acogida la Cofradía con verdadero entusiasmo y los hermanos son atendidos y agasajados con harta galantería. Salen a recibirla respetables personalidades, las autoridades, el clero y el pueblo; y la fiesta de iglesia atrae un contingente que apenas coge en el templo de nuestra señora de la Merced donde tiene lugar.

Aquí es otra cosa, de año en año se ve decaer el fervor religioso y no es aventurado suponer que de no avivarse, la cofradía morirá pronto víctima de la indiferencia más censurable.

No hace muchos días oímos quejarse amargamente a los más fervientes devotos de esta fiesta y censurar el abandono en que se les tiene y la verdad es, que les sobra la razón.

¡Qué diferencia de los tiempos actuales a aquellos en qne nuestro paisano don Torcuato Tarrago escribió tan galanamente su artículo «Pedro Lagarto» relatando el entusiasmo de que era objeto la, romería de la Piedad!

Todo cambia y se muda pero muchas cosas renacen, en contraposición, con nosotros que nos iremos y no volveremos más, según reza la copla.

GARCI-TORRES.

 

SAN EUGENIO

El cinco del actual a las ocho y media de la noche, y con motivo de ser el siguiente, día de¡ digno Juez de Instrucción y de primera Instancia de este partido judicial, fue obsequiado por los curiales con una serenata en la que la banda musical que dirige D. Miguel López Muley ejecutó varias piezas escogidísimas de su oxtenso repertorio. El Sr. Carrera y su distinguida esposa con su proverbial amabilidad hicieron los honores de la casa, y obsequiaron a los concurrentes con dulces, licores y habanos, de todo lo que hubo verdadero derroche, la velada se prolongó hasta las primeras horas de la madrugada amenizada por el sexteto aceituno y los comensales salieron satisfechos y complacidos en extremo de las atenciones de que fueron objeto.

Se nos dijo que entre otros asistieron a tan agradable acto, los Sres. Giménez Vergara, Porcel Diaz, La bella Aguilera, don Carlos Gámez, don Ramón Poyatos Martínez, García Barthe, Olmedo Martínez de Castilla, Baca Aguilera don Enrique, GarcíaVárela, don Jesús, Olivencia, Diaz Burrera, Gil don Antonio, Moreno Baca Aguilera don Felipe, Poyatos don Joaqnin, de la Rosa don Juan Pedro, Baca Ortiz don Juan Amonio, Muñoz Laserna don Rafael, Sr. Canónigo Magistral, Tarrago don Enrique y Hernández don Nicolás,

Al siguiente no cesó un momento de entrar en la casa del Sr. Carrera lo más selecto de esta población, recibiéndose además numerosas tarjetas, siendo ello una manifestación gallarda de las simpatías de que goza tan diligente funcionario de la admon. de justicia.

 

VARIEDADES.

EL NUEVO OBÍSPO.- Se dice en contradicción hasta lo aquí divulgado, que en breve se hará el nombramiento para esta Catedral a favor de un canónigo de la de Valencia.

RECTIFICACIÓN.- En el número anterior dijimos que D. Emilio Álvarez era el director de los trabajos de la estación de esta Ciudad en el Ferro-carril de Linares a Almería, cuando solo es uno de los empleados de la compañía.

ENTERRADA VIVA.- En Cesa, provincia de Nápoles, Ana Vain que acaba de dar a luz un séptimo hijo, fue acometida de gastroenteritis; el médico certificó la muerte; en su correspondiente caja fue conducida al depósito del cementerio. Al día siguiente una mujer que pasaba cerca del depósito creyó oír lamentos quejumbrosos, avisó y fueron casi todos los vecinos del pueblo; pero el guarda del depósito en vez de vigilar había cerrado la puerta, se había guardado la llave, y se había ido de paseo; después de grandes esfuerzos hicieron los vecinos saltar la puerta y cuando abrieron la caja de la muerta, se la encontraron de costado en posición de forzar la tapa, pero estos esfuerzos en un ser que iba sumamente débil le produjeron la muerte de verdad; ante este espectáculo la muchedumbre quiso matar al guardián. El hijo mayor de la víctima que acudió presuroso por salvar a su madre, impresionado por lo que había visto murió a los tres días.

DOS ACCITANAS.- Dice El Ferro-carril de Almería.

«La última noche de feria, dos hijas de Guadix las señoritas Josefa y Angeles- Ortíz Minagorre, tan hermosas como simpáticas, dieron gallarda prueba de sus habilidades y sentimientos musicales, en el elegante saloncillo de una de las rifas de beneficencia.

Josefa tocando el violín y Ángeles el piano, entretuvieron de, agradable modo a la escogida concurrencia, conquistando con su maestría muchos aplausos. Las habíamos visto brillar en paseos y salones por su belleza y esa noche nos impresionaron dulcemente con un nuevo atractivo, el de artistas.»

ALUMBRADO.- Los encendedores del mismo en esta ciudad cumplen tan deficientemente su misión, que son muchas las farolas olvidadas por ellos al encender. Los vecinos de la plazuela de san Diego y Chorro gordo se quejan de estos olvidos que hacen estén dichos sitios escasamente iluminados. Lo mismo sucede con la calle del Palacio, aunque la oscuridad en dicha calle, es efecto de estar a gran distancia una de otra las dos farolas que ella existen, señor Alcalde sería muy plausible diera las oportunas órdenes para remediar estas deficiencias, así como la de poner otra farola más en la citada calle del Palacio.

Deja un comentario