PORQUE GUADIX CELEBRA EL CENTENARIO DEL DESCUBRIMIENTO DE AMERICA

Así como los hechos que nacen de sucesos importantes y que producen grande expectación son ensalzados y enaltecidos por los hombres, así las acciones heroicas son cantadas y celebradas por ellos, realícense por quienes fueren. Y componiéndose y formándose de hombres las naciones, los estados y los pueblos, estos conjuntos cantan y celebran también esos hechos y esos sucesos; esas acciones y esos heroísmos.

En la actualidad festeja el mundo el centenario del descubrimiento do las Américas, efectuado por un ser distinguido y privilegiado, en el que no se salió que admirar más, si su profunda ciencia o su gran perseverancia: si su bizarría o su fe nunca desmentida, ni jamás aminorada: si sus grandezas o sus infortunios, pues sufrió vejámenes, sangrientas burlas, e imperiosas necesidades.

Si en acontecimientos tales tiene aplicación la ley de las compensaciones, hoy ha de regocijarse infinitamente desde las celestes esferas el alma elevada y noble de aquel hombre, contemplando deleitosamente cuan venerada es su memoria, universalmente reconocido su indisputable mérito, y bendecida su obra de gigantes.

La compensación fue tardía, pero ha sido también enorme.

Si en vida sufrió reiteradas decepciones, después de su desaparición de la tierra, se ha elevado su nombre y su recuerdo tanto, tanto, que es muy difícil que otro llegue a tocar en nivel, y alcance su bien merecido galardón, pues ha oscurecido y empequeñecido a los que llevaron a cabo empresas arduas y difíciles.

Si el mundo está alborozado en estos momentos, más lo está nuestra España, que supo apreciar los talentos del individuo, y aquilatar la sabiduría del marino, que poco después fue el asombro de la humanidad, no habiendo rincón en la tierra donde no se tributen a su fama honores y agradecimientos,

Una mujer fue su más ferviente protectora. Su alma entusiasta y decidida y su inteligencia superior, le hicieron comprender algo de lo que entreveía el navegante, y el alma de ella, y el alma de él, se fundieron en un mismo deseo, en un mismo propósito, y si prodigio se realizó, dejando al orbe atónito y lleno de asombro, y haciendo creer a los hombres de poca fe y de dudosa esperanza; a los incrédulos, a los obcecados, a los ignorantes.

¡Gloria a la mujer de voluntad firme y de varonil corazón!

¡Gloria al varón de alientos esforzados y de espíritu intrépido!

¡Gloria a España que dio a la vieja mitad del mundo otra mitad nueva!

¡Gloria al mundo antiguo que buscó al moderno, y encontrándole llevó a él la civilización con todas sus consecuencias y las creencias verdaderas!

¡Gloria al mundo nuevo que legó al viejo sus territorios, y le ofreció como presente espléndido, sus tesoros, sus frutos, sis galas, sus encantos y sus perfumes.

¡Gloria a Dios sobre todo que en sus altos designios permitió la feliz realización del portentoso descubrimiento!

…………………………………….

La antigua ciudad de ACCI, poderosa rica y ennoblecida, que hoy es ciudad humilde y abandonada, por ese lado incierto que se llama fortuna, ha de asociarse a la dicha general y de tomar parte en el concierto que tiene efecto; y como no si está obligada a ello por multitud de causas, por razones varias. Si así no lo hiciera sería ciudad ingrata y la ingratitud imperdonable soberbia.

Guadix se une al contento universal, pues formando parte del mundo, es evidente participa de ese contento mismo.

Guadix es ciudad española y siendo España la nación que con más entusiasmo celebra el descubrimiento de las Américas, y a la que corresponde de derecho el orgullo de haberse realizado merced a su constancia, a sus esfuerzos y a sus auxilios es claro debe adherirse fervorosamente al acto y manifestación solemnísima que por nuestra patria se está llevando a cabo.

Guadix está, situado en la mismísima provincia de Granada, es una de sus principales ciudades, y habiendo tenido lugar allí hechos importantes referentes a la busca del mundo nuevo, ya celebrándose conferencias entre la reina discreta y el navegante erudito ya entre este y algunos importantes personajes de la corte, es justo de cante y guste de la honra que a Granada corresponde y toca y enaltezca acontecimiento tan fausto.

Guadix es un pueblo católico, y habiéndose llevado y luego extendido por los países americanos la sublime religión predicada por Jesucristo, se congratula contemplándola, reinando allí donde desde luego empezó a disipar las tinieblas en vivían envueltos multitud de seres que yacían crasa ignorancia, habiéndose evitado por su virtud de ella muchos errores y aberraciones muchas.

Guadix ama la civilización, que. Considerada moralmente es fuente de virtudes, y en el terreno material produce el desarrollo de las ciencias, de las armas, de las letras y de las artes, y no puede por menos de contemplar con deleite los adelantos del nuevo mundo, debidos a los españoles, que llevaron esa civilización con todas sus ventajas y beneficios, a aquellas luengas tierras.

Y tales razones, y tales consideraciones, mueven a El ACCITANO, representante de Guadix en el estadio de la prensa, a expresar sus sentimientos, y consignar sus impresiones con motivo de este festival, deber que cumple de buena voluntad, de grato modo.

Deja un comentario