El presente mes de Septiembre, es el elegido por la mayoría de los pueblos comarcanos para celebrar sus fiestas patronímicas.

En ellas, es tal el entusiasmo, que todos olvidan sus ocupaciones, abandonan sus tareas aun las más perentorias, descuidan sus negocios, bajan de la sierra a los pastores, que lo realizan pocas veces en el año, dejando los ganados en completa libertad de discurrir, especialmente el vacuno y todos piensan unánimemente en la fiesta del patrón, en los bailes, en los toros, en divertirse en fin.

En medio de estas diversiones, suele muchas veces ocurrir algún suceso desagradable… poro la alegría supura a todo otro sentimiento y nadie se ocupa en sentir las desgracias ajenas. Baco, es adorado frenéticamente en tales fiestas y sus efectos se señalan por algún ingreso en los presidios nacionales a la vez que en los cementerios públicos.

Pero dejemos la filosofía y relatemos únicamente.

JEREZ

Dieron principio, como todos los años, el día ocho en su noche, con la procesión de la Virgen de la Purificación—la patrona.—en forma de rosario, recorriendo las principales calles del pueblo.

El nueve, a las primeras horas de la madrugada, la banda de música ha poco formada en dicho pueblo dirigida por D. Santiago Salvador Medialdea, despertó a los vecinos con una preciosa diana. A las ocho, la solemne procesión de la patrona, en medio del entusiasmo más grande que puede concebirse, manifestado por millares de ¡vivas! disparos de cohetes, detonaciones de armas de fuego y hasta tremendos estampidas de dinamita arrojada furtivamente en el barranco del pueblo. Después, en la iglesia, solemne función religiosa en la que tuvo la misa el canónigo de nuestra catedral don Pedro Salmerón Garzón; la oración sagrada estuvo a cargo del cura párroco del pueblo.

Por la noche, como en la anterior, rosario que terminó ¡a la una de la madrugada! disparándose a aquella hora los fuegos artificiales de costumbre.

El diez, en su tarde, toros en plaza abierta lidiados por todos los aficionados de aquel pueblo y de los alrededores, entre ellos algunos de nuestra ciudad a uno de los cuales muy conocido en este comercio le sucedió un percance que pudo costarle la vida dando al traste con sus aficiones. En el tercer toro, al hacer una suerte, tuvo la desgracia de ser cogido por el toro, derribado y pateado, sin que tuviese que lamentar a pesar de todo más que algunas lesiones en la cara y todo el cuerpo.

Presenciando el espectáculo vimos al señor juez de instrucción de este partido don Eugenio Carrera, don Sebastian Salmerón y al médico de esta localidad don Juan Jiménez.

Entrada la noche terminó la corrida y con ella las fiestas de Jerez del Marquesado.

No hubo que lamentar en ellas desgracias mayores

Consignamos este dato por lo extraordinario.

LUGROS

El día ocho en la noche, disparóse deprisa y corriendo por la lluvia que caía, el castillo de fuegos artificiales que el pueblo costea todos los años.

El nueve procesión del Santísimo Cristo de los Trabajos a la que asistió parte de la banda de música de esta ciudad, y función religiosa en la que tuvo la misa el cura del pueblo don Felipe Montellano, predicando don Ricardo Flores, cura de la parroquia de san Miguel de e s t a población.

Terminada dicha función religiosa, se dio un refresco en el Ayuntamiento y se organizaron bailes en distintas casas de aquella villa.

Tampoco tenemos noticias de haber ocurrido ninguna desgracia.

ALCUDIA

Este pueblo, celebra la fiesta de su patrón el santo Cristo do la Luz, el día 14 del presente mes.

Cuanto se diga de la veneración que no solamente los habitantes de dicho pueblo sino do toda la región tributan al santo Cristo, es poco para dar una idea aproximada de la realidad.

En la procesión, bajo las andas del Cristo, en la iglesia, en todas partes multitud de personas descalzas unas, de rodillas otras cumplen anteriores promesas hechas en un arrebato de fe, cuando la desgracia amenazaba tocarlas con su frío cetro.

Con tales antecedentes, no es de extrañar el inmenso gentío que desde la víspera invade el pueblo; llenando la plaza, las azoteas y los balcones durante el castillo de fuegos artificiales que es costumbre quemar todos los años y al que asisto así como a la procesión la banda de música de esta ciudad. Cuando el trueno gordo estalla, desfila la gente para presentarse de nuevo al siguiente día, aturdiendo el espacio con sus ¡vivas! y los millares de cohetes que disparan al aparecer el Cristo en la puerta de la iglesia.

Después de la procesión celebróse la función religiosa con toda la solemnidad y pompa que es consiguiente en tal día.

La oración sagrada ha estado este año a cargo del coadjutor del pueblo don Fernando Rodríguez habiendo agradado sobre manera a la numerosa concurrencia que llenaba el templo, cuyas obras de reconstrucción, diremos de paso, adelantan rápidamente.

Terminada la fiesta religiosa, entregóse la gente a otra fiesta bastante más profana, pero de imprescindible necesidad en tales ocasiones; todos bailan y se divierten hasta que el sol desciende y los forasteros se pierden por los diferentes caminos que conducen a sus hogares.

Tampoco tenemos que anotar en la fiesta de Alcudia ninguna desgracia.

Y van tres de igual manera. Un colmo.

LANTEIRA

Celebra dos fiestas en los mismos días, por lo que revisten mayor explendor y están más animadas; son estas, la del Santo Cristo de las Penas y la del Santísimo.

El día 13 en la noche, procesión en forma de rosario del Cristo de las Penas y la virgen del Rosario y después, fuegos artificiales al entrar la procesión en la iglesia.

El 14, la solemne procesión de las mismas imágenes de la noche anterior, acompañada este año por la banda de música de Jerez y del pueblo en masa y un respetable número de gente de los pueblos circunvecinos. Terminada la procesión; celebróse la fiesta religiosa con toda pompa y magnificencia.

Al siguiente día, la procesión del Santísimo y la función religiosa del mismo, y por la tarde el encierro de los toros que se lidian a otro día, terminando las fiestas tradicionales en Lanteira del Santo Cristo de las penas.

El entusiasmo en dichas fiestas no puede describirse por la misma razón que no se describe lo infinito.

Deja un comentario