En el Seminario

Como anunciamos en nuestro número anterior, el Domingo verificóse en este Seminario, la velada religiosa literaria musical que indicábamos, y a 1a que tuvimos el gusto de asistir, siendo alta y satisfactoriamente sorprendidos, por la diversidad de trabajos presentados en ella, y por la excelencia de los mismos.

No siéndonos posible por la falta de espacio, citar los nombres de los señores que temaron parte en dicha velada, lo hacemos solo de los trabajos que se presentaron, y que fueron; dos inspiradas poesías a la Inmaculada, dos discursos, un monólogo, un diálogo infantil, una imitación de los salmos de David, una relación de un viaje, una descripción de la Virgen, un sueño, una imitación del estilo de santa Teresa de Jesús, y una leyenda.

En la parte musical, cantóse por varios seminaristas, un Ave María, un Himno y un tota pulkra, originales—la música—de don José Gallego, amenizando tan agradable acto, el cual terminó con un breve discurso del señor Rector, en el que manifestó, que así como en la vida de los individuos, en la de las sociedades y corporaciones, se realizan algunos acontecimientos que puede decirse hacen época, y que por consiguiente, en los fastos de aquel colegio seminario, habrá de hacerla seguramente el acto realizado aquella noche, no solo por ser el primero de esta índole verificado, sino también por la brillantez alcanzada; haciendo presente que tanto él como los demás señores que asistieron, habían sido víctimas de una equivocación, pues creyeron sería un ensayo de velada y con agradable sorpresa vieron que era una velada completa. Después lamentó la ausencia del Sr. Obispo, y entrando en otras consideraciones, afirmó que la religión no es refractaria a la ciencia, sino todo lo contrario, pues nunca dijo, produciría esta mejores resultados que cuando apoyada en la religión fuese guiada por la le y en un brillante periodo, exclamó: «La ciencia moderna separada de la religión, podrá inventar aparatos que en cinco minutos destruyan los pueblos y las naciones, pero a pesar de tales adelantos, jamás conseguirá salvar un alma.» Después de alentar con persuasivas frases a los seminaristas para que continúen en tan buen camino, terminó prometiéndoles un día de campo.

Concluido el discurso, se procedió por los congregados a la rifa de un acordeón, que tocó en suerte a don Ricardo Flores y que cedió galantemente a dicha congregación.

Nota final. El pensamiento nos parece digno de encomio; pues haciendo uso de las palabras del señor Rector, o en esta clase de actos se oye y sin oír no se aprende; y además–en nuestro juicio—porque despierta entre los estudiantes una emulación laudable, cuyos resultados no pueden menos de ser provechosísimos.

AURELIANO DEL CASTILLO.

VARIEDADES

Caridad.- Rasgos como el efectuado en la Alamedilla por la señora del jefe de la sección de la Compañía del ferrocarril de Linares-Almeria, don Augusto Estal, socorriendo a una infeliz pobre madre que había dado a luz dos niños en una miserable choza, son los que nuestra publicación enaltece y no nos cansaríamos de dar cuenta de otros análogos, aunque fueran más frecuentes que los segundos en la sucesión de los tiempos.

Cédulas.- A propuesta del contratista de este impuesto en la provincia de Granada, ha sido nombrado agente recaudador de varios pueblos de este distrito y otros de la zona de Izualloz, el hermano del Alcalde suspenso de Purullena, don Eduardo Robles Ferrer, habiendo dado principio a la cobranza del período voluntario en el Jueves pasado.

Enlace.- Días pasados verificóse en Diezma el de la señorita doña Antonia Pedrinaci Sánchez con don José Pedrinaci Ortiz. Fueron padrinos don Carlos Pedrinaci y la señorita doña Rafaela Pedrinaci Ortiz. Terminada la ceremonia obsequiaron a los asistentes con un refresco. Al siguiente día partieron los jóvenes esposos para Granada. Deseárnosles eterna felicidad a la enamorada pareja.

Defunción.-  El día nueve del corriente a las cinco de su tarde, falleció en Granada doña Enriqueta Calleja Sánchez, esposa que fue de nuestro paisano y amigo don Manuel Torres Martínez Carrasco y madre de nuestro colaborador don Joaquín Torres Calleja, a los que acompañamos en su justo dolor, deseando haya Dios acogido en su seno a tan virtuosa señora.

Pavos.- Un ejército de estas aves, va tomando posiciones estratégicas en todos los sitios públicos. ¡Infelices…! El dinero avanzará, y no quedará uno para contar la derrota que en los próximos días de pascua tienen que sufrir inevitablemente. La muerte es la vida. Mañana se alimentarán de nuestros cuerpos otros seres que nos esperan en el mundo de lo que no es, para ser por nosotros, y dejar de ser a su vez en la sucesión de los tiempos. ¡Eterna metempsícosis! ¡Qué cosas inventó Pitágoras!

Derrumbe.- El Viernes de la última semana se vino al suelo una de las paredes del pórtico que existe en el compás de la iglesia de Sto. Domingo y que hace cuatro o cinco años se abandonó por ruinoso, siendo una verdadera suerte haya caído a hora en que no podía estar en él ningún chiquillo de los muchos que durante el día lo hacen centro de sus juegos. Los hombres tienen ojos y no ven; pero la Providencia viendo que aquello se venía abajo, dispuso que sucediese en la madrugada para que ningún inocente peligrase.

Procesión.- La que en honor de Nuestra Señora do la Concepción, salió de la parroquia de Santa Ana el Domingo último, revistió gran solemnidad, embelleciéndola las hijas de María que asistieron a ella y que dejaron admirar sus sentimientos religiosos.

Aclaración.- Indudablemente la autoridad administrativa no ha atendido nuestras reclamaciones acerca de la limpieza del callejón de Nevado, porque oficialmente no se llama así, sino callejón de Villa Alegre. Pero, ¡por Dios! eso es un contrasentido. ¿A quién se le ocurre llamar Villa-alegre a un callejón tan tétrico, tan sucio y tan abandonado? ¡Oh…! Si levantaran la cabeza los que mandaron construir el antiguo palacio que habita hoy un pobre carpintero, se volverían a morir de sentimiento al ver los alrededores de tan opulenta morada. Pero esta vez esperamos quedará aquél y el otro que sale al paseo más limpio que la palma de la mano, puesto que ya no le llamamos por el apodo, y si por su verdadero nombre.

Puente.- El de la Rambla de Jaragüi, perteneciente a la línea férrea de Linares-Almería, está ya fuera de cimientos.

Deja un comentario