LA NUBE.

Serian las dos y media de la tarde, cuando los nubarrones que se descubrían en diversos puntos del horizonte comenzaron a hacerse más compactos, en tales términos que a los pocos minutos formaron un solo nublado de color ceniza. Un relámpago seguido de un fuerte trueno y de espesa granizada hizo comprender que se desencadenaba una tormenta, y en breves instantes se llenaron las calles de agua y crecieron las ramblas de la parte Poniente de la población. La duración fue como de unos cuarenta minutos próximamente retirándose con sin igual rapidez.

UN RUMOR.

De pronto se extendió una noticia triste; se decía que había perecido ahogado un niño citándose como lugar del acontecimiento la Rambla de Zalacos que vulgarmente se conoce por la de S. Antón; aquella fue inmundo cuerpo, hasta que se supo que efectivamente había sucumbido ahogado un muchacho y que la madre se había salvado, pero que se encontraba gravemente enferma.

LA JUSTICIA.

Inmediatamente que el celoso Juez de Instrucción don Eugenio Carrera tuvo conocimiento del hecho, a pesar de la crudeza del tiempo, de haber que atravesar lugares pantanosos—en aquel momento—y de encontrarse el cadáver a larga distancia, se trasladó allí acto seguido acompañado del actuario don Carlos Gámez, del médico don Daniel López S. Ocaña y de varios guardias municipales. Nosotros tuvimos la honra de ser sus acompañantes. Allí se encontraba i el activo jefe de orden público don Francisco Gómez que acudió momentos antes a auxiliar a la justicia.

Se practicaron las diligencias oportunas, se levantó el cadáver que se mandó depositar en el Cementerio público y el Juzgado se trasladó al domicilio de la desdichada madre, en investigación de los hechos, retirándose acto seguido. Es de encomiar la conducta del Juzgarlo, que no perdonó medio para el cumplimiento de su cometido, pasando demasiadas molestias.

LO ACONTECIDO.

Nuestras noticias—recogidas en los lugares del suceso— nos permiten reconstituir los hechos de esta forma. Ángeles Morales Aranda salió el Miércoles último a lavar una poca ropa en compañía de su hijo Antonio Hembrilla Morales dirigiéndose a la Rambla de S. Antón; allí les sorprendió la tormenta y se refugiaron en un pequeño cobarrón que existe por bajo del cruce de ésta con el camino del Cementerio; creció aquella, llegaron las aguas y los arrancaron de su guarida arrastrándolos gran trecho.

Antonio Uberos Varón que se hallaba en el punto en que la misma Rambla cruza la carretera de esta población a Granada, observó que las aguas arrastraban un niño que pedía socorro con amargos gritos: con peligro de su vida y harta bizarría se lanzó en su auxilio; logró cogerlo, pero las aguas llevaron a ambos a un sitio donde recibieron un gran golpe y la criatura se le escapó de las manos; viendo que detrás era arrastrada una mujer pudo asirla de las ropas y sacarla a tierra, logrando su salvación. El niño siguió llevado por la corriente quedando depositado en el río, en el que fue hallado por el Juzgado.

RESULTADO.

Una criatura que pereció.

Una madre salvada, pero herida gravemente de resultas de los golpes que recibiera, y transida de pena por su horrible desgracia.

Un joven que cumplió como bueno con arrojo y valentía, sobre lo que llamamos la atención de las autoridades.

Hondo sentimiento en la población que vio con dolor tamaños acontecimientos.

Una suscripción abierta por iniciativa de tas autoridades judicial y local para remediar en lo posible tanto quebranto, que tenemos noticias es noblemente secundada por el vecindario.

VARIEDADES.

Abril.- Este mes es el cuarto de nuestro año, y el segundo del de Rómulo, el cual le dio treinta días; Numa Pompilio lo dejó en 29, y así permaneció hasta que se estableció el Juliano, en que se le volvieron a dar los 30 . Su nombre viene de la voz latina Aprilüs, derivada do aperire; dándonos a entender que en esta estación la tierra abre su seno para la producción. Los romanos consagraban este mes a Venus Afrodita; y en él celebraban cada año gran número de Siestas.

Ángel.- El Lunes se dio sepultura a una niña de siete años, hija de, don Joaquín Ruiz. García y doña Rosario García. Nos asociamos al profundo dolor de sus padres, deseándoles resignación cristiana para sobrellevar tan dolorosa pérdida.

Regreso.- Procedentes de Granada llegaron a esta el miércoles pasado el Alcalde señor don José Giménez Vergara don Joaquín Serrano Ramírez y don Torcuato Ochoa Hernández.

Nómina.- En el mismo día se hizo efectiva la de todos los empleados del Municipio.

Viático.- En las primeras horas de, la noche del último Domingo se administró este sacramento a la señora doña .lósela Minagorre, anciana de 81 años, que durante su larga, vida viene siendo el amparo de numerosas familias y refugio de muchos desvalidos. Dios la conceda algunos años más de vida, aliviándola de su penosa enfermedad.

Elecciones.- El Ilustrísimo Cabildo de esta santa iglesia catedral ha elegido por unanimidad Vicario Capitular y gobernador eclesiástico de la diócesis, al Iltmo, señor don Juan Gallardo Giménez, dignidad Arcediano de ella. También fue designado por el mismo cabildo, Ecónomo de la mitra el M. I. S. Licenciado canónigo don Juan Belmonte Merino. Por decreto del señor gobernador eclesiástico fecha 23 de Marzo último fue revestido del cargo de secretario del gobierno del misino, el Licenciado don Felipe Salmerón Hurtado, canónigo de la Catedral. (Boletín Eclesiástico.)

Estreno.- En la pasada semana santa se ha hecho en la parroquia de Santiago el de dos preciosas arañas adquiridas por el párroco de la misma con destino a su ornamentación.

Semana Santa.- A pesar de lo desapacible del tiempo y de las persistentes lluvias, hemos visto los templos concurridos y las procesiones que salieron fueron presenciadas por numeroso gentío. Ya que hablamos de procesiones sería de desear que se organizaran las cofradías y volviéramos a los anteriores tiempos. La túnica, nada de levitas, paletot, galleguitas y capas tan largas que son émulas de los pluviales. Cada cosa requiere lo que le corresponde.

Mejoría.- La madre del niño que fue victima de la nube del miércoles pasado sigue mejorando de una manera rápida de las graves lesiones que sufrió al ser arrastrada por la corriente del barranco, cuyas aguas la envolvieron al mismo tiempo que a su hijo. Nos alegramos.

Deja un comentario