CORRESPONDENCIA.

Sr. Director de EL. ACCITANO.

Mi querido amigo: el día de mi venida, al llegar a Purullena, pueblo de nuestro partido judicial, revuelto por la política y por otras causas pequeñas y raquíticas, encontré gran movimiento causado por una muerte violenta acontecida pocos momentos antes, siendo la víctima un anciano padre de familia que salía, según oí, a buscar a sus hijos. Los hombres en vez de ser hermanos, parece somos enemigos naturales unos de otros, y nos amargamos la vida mutuamente, como si no tuviéramos bastante con tanta calamidad política, pestilente, y producida por la naturaleza a cada momento. Tal causa me hizo filosofar un rato y hacer algunas consideraciones con mis compañeros de viaje.

Si V. no conociera a nuestra hermosísima capital de provincia, empezaría encomiándole su bel tuza, la belleza de sus hijas, de sus paseos, de sus jardines, de sus parajes y de su Alhambra; pero es ya viejo en ella, no hago otra cosa que consignar mi admiración a todo esto, y mi cariño a la ciudad donde nació la compañera que endulza mi existencia; en la que seguí mi carrera literaria, y en la que pasé los años más floridos de mi vida, haciéndome hombre, vulgaridad que indica que una persona se buscó la rosca y se colocó en disposición de adquirirla.

El tema obligado de toda conversación es si vendrá la reina; si no vendrá; si llegará mañana; si tardará más días; y es lo cierto, que tanto se dice, que siguiendo los consejos de santo Tomás, es preciso en tal particular ver para creer.

Hay algunos preparativos hechos, y entre las cosas exteriores se miran, porque no se, pueden admirar, unos arcos levantados en diferentes sitios en los que abunda el tejo, el laurel y otras hojas verdes, muy verdes, señor Director, pero verde pálido, porque se van secando al contacto del sol y del viento, cual se seca, todo en la vida con el contacto del tiempo que nos pone también pálidos y viejos cuando menos pensamos.

He visto el monumento dedicado a Colón, envuelto aun en blanco sudario, y he decir a V. que el grupo que representa quizá será sobresaliente artísticamente considerado, ramo en el que soy profano; pero que resulta chico, Sietemesino y enteco en el lugar donde está colocado, en vez de majestuoso; y tanto es así, que llenaría perfectamente sitios como la plaza Nueva, la de los Cobos o la de las Pasiegas. Le faltan donde está unos metros de altura. ¡Lastima de árboles que se. han talado a su alrededor y que tanta falla están haciendo!

Una de las cosas que Chocan y hace las delicias del público, es la banda de música de Almería, tanto por sus rojas levitas con blanco peto, rosas con llorones, cuanto por su afinación y escogido repertorio que ejecutan de una manera bastante aceptable.

También he oído la estudiantina ¡’orinada, por los alumnos de la Universidad, nota sobresaliente de la fiestas, que es admirada, atendida y mimada, por todos, y que bien lo merece; toca piezas escogidas con admirable maestría y es modelo de cortesía y de elegancia.

Sigue el desfile general; la gente se va quemada y sin una perrilla; aquí quedan pocos forasteros; he visto de esa población a D. Ángel Córcoles, su señora e hijas; D. Torcuato García Ochoa y su familia D. Juan Ortiz Vera., su señora y sus bijas Ángeles y Tomasa, D. .Juán Jiménez y la suya, Asunción Ochoa con su tia doña Amalia Hernández, D. José

Miranda, D. Atanasio Minagorre, D. Enrique Ciñas, D. Ambrosio liuiz, D. Domingo Robles, de Aldeire, a D. Manuel Robles Correr, Alcalde, suspenso de Purullena, D. José Martínez Valdivieso, Juez municipal del mismo pueblo, con su familia y a otros que no recuerdo en este instante.

Y como el tiempo corre y sale el correo, me abstengo de tocar más particulares. De paso diré a usted que varios personajes poderosos han dejado aquí un montón de promesas. ¿Se cumplirán? Allá veremos; que prometer no necesita dinero y con ello se cumple de presente.

GARCI-TORRES

Granada 27 Octubre 1892.

Callejón.- El de Nevado continúa exhibiendo sus encantos aumentados y adicionados. Además y esto es más grave, la pared de la izquierda desde su entrada en el mismo hasta su salida al paseo, amenaza aplastar, el día menos pensado, a cualquier individuo que tenga la desgracia de pasar por allí. Bueno fuera, que por quien corresponda, se mande reparar aquella.

Purullena.- Un homicidio el Lunes a las primeras horas del amanecer, y según se nos dice con circunstancias excepcionales. El Juzgado se personó en el sitio de la ocurrencia en cuanto tuvo conocimiento del hecho, y con la mayar actividad procedió a la práctica de las primeras diligencias.

Orfeones.-  Los establecidos en la Puerta de San Torcuato para obsequiar a los viajeros que regresaban de Granada, han sido disueltos de orden de la autoridad. Nos alegramos, pues si tenían gracia, les faltaba caridad. ¡Los trasquilados de nacimiento, reírse de los trasquilados eventuales! Vamos señores, que si nosotros no fuimos, fue por no exponernos a una caminata tan larga, tan solo con un pan en las alforjas, media cuartilla de mosto en el gato, un puchero con pisto de pimientos y tomates, y 75 céntimos de peseta en la bolsa. Nos consta que así fueron muchos. ¡Cuántas peripecias, cuántos apuros habrán sufrido para volver a sus hogares!

Baños.- Para los de Alicún salió el viernes último acompañada de su hija Aurelia, la señora doña Carmen Solsona Fuentes, esposa del señor don Torcuato Ochoa Hernández.

Deja un comentario