UNA MANIFESTACIÓN.

El Domingo próximo pasado, tuvo efecto un acto electoral desconocido por completo en esta población, en el que el vecindario en gran número demostró sus simpatías al candidato ministerial Excelentísimo señor don Ramón Rodríguez Correa, y demostró también que sabe usar de sus derechos con prudencia y comedimiento.

LA COMISIÓN.

Una compuesta de varios individuos pertenecientes a todas las clases sociales se acercó a el Alcalde Sr. Giménez Vergara, impetrando permiso para solemnizar una manifestación pacífica en honor al candidato por esta circunscripción: la autoridad local lo concedió, y aquellos se retiraron satisfechos.

LA ORGANIZACIÓN.

Tuvo lugar en el Circulo de la Amistad saliendo del local del mismo por el orden siguiente:

En primer lugar tremolaba una bandera con los colores nacionales, en la que se leía esta inscripción «viva el Excmo. señor don Ramón Rodríguez Correa.» Después marchaba una banda de música tocando escogidas sonatas, a seguida casi todo el cuerpo electoral vitoreando al candidato.

Recorrió la comitiva estos lugares: cuesta del caño, plaza, calles del Pósito, Ancha, Nueva, san Torcuato, Santa Ana, Recreo, plazuela de las Islas, Salitre, Chorro gordo, san Diego, calle de la Gloria, Carrera de las cruces de santo Domingo y de Granada, Arco de las Angustias, plazuelas de Benavides de Villaalegre, del Conde Luque calle de santa Marta, plazuela de la Catedral, de santa Barbara Arco de la Cárcel plaza de la Constitución al punto de partida.

EL ALCALDE.

Al llegar la manifestación a la morada de éste exigió respetuosamente se dejara ver designando al efecto una comisión que la componían los señores don Torcuato Robles Ochoa, don José Pérez de Andrade, don Mariano Arenas y otros muchos los que desempeñaron al momento su cometido expresando a ésta el deseo de muchedumbre, el que accediendo a las exigencias de los manifestantes se asomó a uno de los balcones y les dirigió la palabra en estas frases:

EL DISCURSO

«Señores: séame ante todo permitido expresaros el profundo respeto que me inspira y el vivo entusiasmo que en mi despierta la contemplación de este grande espectáculo que ofrecéis al pueblo de Guadix.

¿Qué significa? La libertad. Pues la libertad es atributo de la conciencia humana, y por lo tanto ejercitáis un perfecto derecho, ¿qué queréis al llevar en esa bandera consignados los lemas de viva Rodríguez Correa? ¿que se tenga libertad en el sufragio?

Pues tened presente que esa libertad que nace del partido liberal y que es un medio de dar expansión a las justas aspiraciones y resonancia justa a los latidos de la conciencia patria, todos tenemos el deber ineludible de respetarla; y por lo tanto contar con vuestro Alcalde.

Tener presente que la verdadera obra del partido liberal que dignamente siempre ha presidido el Excelentísimo señor don Práxedes Mateo Sagasta, es la de unir el pueblo con el Trono: garantizando a esta con el ambiente de libertad, y protegiendo al pueblo con el mantenimiento del orden.

De Rodríguez Correa nada os digo; porque el Excelentísimo Señor Gobernador Civil de la provincia que es un perfecto caballero en todos sentidos y una, ilustrada y digna autoridad, me tiene recomendado el cumplimiento de la ley. Si le doy expansión a los sentimientos de mi corazón, quisiera ser más veloz que la electricidad para darle un abrazo al hijo adoptivo de esta muy noble y leal ciudad, don Ramón Rodríguez Correa, que está completamente bueno debido a nuestras súplicas y funciones a nuestro patrono S. Torcuato; en cuyo santo todos los liberales creemos, pues sin duda es el más allegado a Dios.

Empero como tan digno Gobernador me tiene ordenado cumpla con la ley como os dejo dicho, y yo me sacrifico por su cumplimiento, solo os recomiendo que la votación sea libre y espontánea y que todos unidos demos, un viva a nuestro jovencito Rey, a nuestra digna y virtuosa Soberana, al Excelentísimo señor D. Práxedes Mateo Sagasta, al ilustrado, valiente o imparcial Gobernador de Granada, e interpretando vuestros  sentimientos, un viva también a nuestro queridísimo hermano el Excelentísimo Sr”, don Ramón Rodríguez Correa, ofreciéndoos que la ley del sufragio será una verdad y que siempre me tendréis dispuesto a acceder a vuestras justas y legítimas aspiraciones.

DISOLUCIÓN.

Se dieron acto seguido entusiastas vivas a la Reina, al Rey, al Gobierno, al señor Sagasta , al Gobernador, a l a libertad, al señor Rodríguez Correa, al Alcalde y a la benemérita Guardia civil continuando la marcha hasta el Circulo de la Amistad donde se dio por terminada.

Tenemos el gusto de consignar que el acto se llevó ti efecto con el mayor orden, demostrando este vecindario que es digno de ostentar todos los derechos concedidos a los pueblos modernos.

Deja un comentario