VARIEDADES.

Avispas.Este insecto dañino que cuando las viñas están para vendimiar causan tanto estrago, pues las uvas son su alimento favorito, acudiendo siempre que llega esta época en número considerable a saciarse de tan sabroso fruto, este año por un fenómeno que no sabemos a qué ley obedezca, no han aparecido por nuestro término. Con satisfacción hemos notado la ausencia de tan molestos como perjudiciales animalitos que al contrario de las laboriosas abejas, son holgazanas y golosas sin que hasta ahora sepamos la virtud que puedan tener. Bien están por allá, y que no se acuerden de volver por aquí.

Palos.No, no crean ustedes que se trata de una paliza., son otros los palos a que nos referimos. Antes, cuando las fábricas nacionales de tabacos corrían por cuenta del Gobierno, se quejaban los fumadores de la mala calidad de un género, que si bien no sirve más que para quemarlo, cuesta muy caro. Cuando empezó la compañía arrendataria, se mejoró algún tanto en calidad y elaboración, pero ya nos parece que sin duda han suprimido hasta la sección de despalilladoras nos dan gato por liebre, en muchos paquetes hay más palos que tabaco.

Promesa.- Inmediatamente después del número que viene, daremos cabida, en las columnas de nuestro periódico, a trabajos escogidos de algunos literatos que nos favorecen remitiéndonos los productos de su ingenio.

Lula.Sigue siendo este desgraciado víctima de los ataques de los muchachos. Nada da una idea más gráfica de la educación de un pueblo en mal sentido, que los insultos que se infieren a los ancianos por gente de corta edad, que no repara en ultrajar de boca y manos a aquellos desheredados de la fortuna en bienes materiales o en bienes del espíritu.

Hielos.- Se han dejado sentir los primeros en esta vega, ennegreciendo las cosechas de otoño, por lo que todos los labradores se apresuran a quitar de las hazas los últimos pimientos, y los panizos de verano que adornan las eras, secándose en buenas condiciones, por los claros días con que nos está favoreciendo la Providencia.

Espiritistas.- Uno do los temas puestos a discusión en el congreso espiritista que se celebra en Madrid, es el de las comunicaciones recibidas de Cristóbal Colón. Nuestros lectores no deben tomar esto en serio, es mejor no hacer caso, porque es lo único que merecen tan estupendas majaderías.

Pan.- Muy alto está su precio, si se atiende al valor del trigo. Suplicarnos a la autoridad administrativa que no separe su vista de este y otros artículos de primera necesidad, que en la época de escasez porque atravesamos son cuestiones de vida o muerte para este vecindario.

Indignación.-Hace tiempo venimos anunciando la pérdida de un alfiler de oro rodeado de perlas. Seguro, segurísimo, que el alfiler no ha caído en las entrañas de la tierra, probable, casi cierto que alguien se lo ha encontrado. ¿Qué demuestra esto cuando no se le presenta a su dueño, que ofrece su valor al mortal que lo tenga, en su poder?

Demuestra, perversión en las costumbres, escasa conciencia o insidiosa malicia, hija de la más obtusa ignorancia. Desde el número que viene retiramos el anuncio de nuestra cuarta plana, haciendo votos fervientes para que Dios perdone a aquel que sea, por no cumplir con uno de los más rudimentarios preceptos naturales.

Castañas.- Estamos en !a época de la recolección de este fruto, producción de uno do los árboles más hermosos de la tierra. Estamos en el mes de los Santos, en el dichoso mes que entra con ellos y sale con San Andrés, día en que se consumen en nuestro país muchas fanegas, que unos cuecen, otros tuestan, estos las comen crudas y aquellos asadas; vulgaridad será decir que antes de arrojarlas a la lumbre, hay que quitarlas el cocote, como vulgarmente se dice entre nosotros. Hacemos esta advertencia, porque días pasados un niño quedó casi ciego en uno de los pueblos de nuestro distrito por no haber tenido la precaución de ejecutar esta sencilla operación.

Deja un comentario