Situado en la parte septentrional de la comarca de Guadix, el desierto de Gorafe debe su nombre a los colores rojos de sus tierras y a la diversidad de formas que se han ido generando en la zona por las peculiaridades del sistema de erosión y la falta de vegetación.

Cañones, cárcavas, barrancos, canales y otras formas geológicas componen la panorámica general de este desierto, que está considerado uno de los más adversos de Europa.

 

En este lugar y justo antes de iniciarse propiamente el desierto de Gorafe, es decir en sus inmediaciones se ha instalado un proyecto pionero en España que ha sido diseñado por OFIS Arquitectos, Akt II y Transsolar

Aquí Guardian Glass una empresa de fabricante de vidrio y ventanas ha planteado y promovido un proyecto innovador y de desafió a la vez con su instalación de la denominada casa del desierto para demostrar hasta qué punto el vidrio garantiza por sí mismo el aislamiento térmico y acústico, así como la seguridad de un espacio y es toda una demostración de cómo, se puede crear un espacio interior aislado, cómodo y confortable hasta en los lugares más extremos. 

El diseño de OFIS Architects, la mirada especial de Guardian Glass más el apoyo de AKT II  y Transsolar, dieron vida a una estructura ecológica y enérgicamente sostenible. La casa del desierto es un armazón de vidrio y madera. Y aunque parezca contradictorio, es un edificio que busca reconectar a la gente con el medio ambiente. Además, la propuesta demuestra que es posible transformar el ambiente interior de una casa seleccionando vidrio. Spela Videcnik, arquitecta de OFIS Architects plantea que la construcción de La casa del desierto tiene poco impacto en el ambiente. “Su diseño es pasivo como una generación de energía renovable. La huella es mínima. La casa está lo suficientemente anclada para resistir los vientos de alta velocidad del desierto”. De esta forma, las enormes paredes con triple acristalamiento desvían los rayos del sol y mantienen la casa fresca. “La casa del desierto es un retiro. Es un espejismo desértico”, confía la firma.

La distribución es dormitorio, baño y sala de estar. Todo está posicionado en una superficie de 20 metros cuadrados. También cuenta con un sofisticado sistema de filtración de agua, un generador de energía y un conjunto de paneles fotovoltaicos. “Desafiamos los elementos y construimos una casa en total armonía con el paisaje. La casa del desierto es un modelo de diseño y estabilidad interior. Este sistema se puede replicar en otros lugares y servir de refugio en escenarios extremos.

Deja un comentario