Esta mañana el obispo de Guadix Mons. Francisco Jesús Orozco bendecía la restauración que se ha hecho en el acceso al campanario de la catedral para permitir el acceso colectivo a la torre. Con estas obras de restauración, se va a ofrecer, el campanario como lugar de visita para aquellos que lo deseen. Este campanario ofrece unas vistas inigualables de toda la ciudad accitana y parte de la comarca: desde las cuevas, con Sierra Nevada al fondo, hasta el valle horadado por el río y las calles de la localidad, sus iglesias,…

Una vez terminada la restauración, en la que se ha adecentado la subida y se ha iluminado, así como la casa del campanero.  La visita turística al campanario es un proyecto que el cabildo de la catedral siempre ha tenido muy presente, dado que supone un atractivo más para que los turistas vengan a Guadix, con la repercusión que tiene esto para la ciudad y toda la comarca. 

En lo alto de la torre, rodeado de campanas, el obispo ha dado gracias por la restauración efectuada, manifestando que las instalaciones van a suponer un aliciente más para visitar Guadix y espera que redunde en beneficio de toda la comarca.

El deán de la catedral, Manuel Millán, también ha resaltado que con la subida a la torre se completa una oferta que hace aún más atractiva la visita a la catedral de Guadix, dando las gracias a la empresa Artisplendore, que será la que gestione la visita a la torre, como hace con el resto de la catedral.

Justo debajo de las campanas se encuentra la casa del campanero, que ha sido rehabilitada y hecha museo con piezas de la época, que muestran cómo se vivía entonces. El campanero tenía el oficio de tocar las campanas pero, también, de avisar con los toques de campana de los acontecimientos de la ciudad y de mantener en funcionamiento el reloj. Antonio Fajardo, director del secretariado de patrimonio, ha sido el encargado de dotar de contenidos esta casa del campanero, que también se podrá visitar.

Unas escaleras singulares

A la torre se sube por unas escaleras únicas en España, inspiradas en Leonardo da Vinci. Son escaleras de doble hélice, que permiten un doble sentido en el mismo hueco. Los que suban a la catedral lo harán desde la puerta de San Torcuato, a través de una pequeña puerta que da a la calle. Si se bajara por el otro sentido, la escalera conduce a la capilla de la Virgen de Fátima, en el interior de la catedral. Y todo por el mismo hueco: dos escaleras en una, sin cruzarse.

La escalera de doble hélice de la catedral de Guadix

Deja un comentario