El nuevo obispo de Guadix, Mons. Francisco Jesús Orozco, no ha parado en estos días de Navidad de visitar y conocer las distintas realidades y comunidades de la diócesis. Primero fueron los sacerdotes, luego las parroquias más grandes de la diócesis, algunos ayuntamientos, los sacerdotes mayores,… poco a poco va conociendo la diócesis y a sus gentes. La última de sus visitas ha sido a la comunidad de hermanos Fossores de la Misericordia, en el cementerio de Guadix, el día de Reyes. Allí ha celebrado la Eucaristía con la comunidad y los fieles que han asistido la celebración, en la que el obispo ha ofrecido la Misa por todos los difuntos que esperan la resurrección en ese campo santo.

Para los hermanos Fossores ha sido una grata visita, que ha permitido mostrar al nuevo obispo la singularidad de su vocación y la labor que realizan en Guadix, atendiendo el cementerio accitano y acompañando desde la fe a los que llevan o visitan a sus difuntos.

Deja un comentario