Manos Unidas celebra este fin de semana su campaña contra el hambre en el mundo. Numerosos actos y, sobre todo, las colectas en las parroquias servirán para recoger la solidaridad de todos con la que afrontar los proyectos de desarrollo que tienen comprometidos. En la diócesis de Guadix, por el momento, se han asumido tres proyectos -dos en India y uno en Kenia-, aunque se está a la espera de que se asignen uno o dos proyectos más, con los que ayudar a otros a salir del círculo de la pobreza y del hambre. Los tres proyectos asumidos para este año tienen que ver con la educación de los más jóvenes: sin duda, la educación es la mejor herramienta para ayudar a combatir el hambre.

Este viernes 9 de febrero es el día del ayuno voluntario: para sentir el hambre como la sienten más de 800 millones de personas en el mundo. Por la tarde, además, en algunas parroquias de Guadix -Santa Ana, Santiago y San Miguel- se van a celebrar “cenas del hambre”, para concienciar.

El sábado 10 y el domingo 11 de febrero van a ser días para la cuestación. El sábado, además, se pedirá con huchas en el mercado semanal de Guadix, y el domingo se recogerán las colectas en las parroquias.

Manos Unidas se presenta este año con el lema  ”comparte lo que importa”, invitándonos a ser solidarios, a compartir con otros nuestra ayuda y, sobre todo, a  concienciarnos.

Proyectos

1.- El primero de los proyectos es la mejora de las condiciones higiénico‐sanitarias en un Internado Rural (India).

Este proyecto se localiza en el distrito de Amlikhaman, en la zona de Sambalpur, en el estado de Odhisa, al este de la India. Es una zona aislada llena de bosques y terreno irregular, lo que dificulta mucho las comunicaciones y las distancias a recorrer son muy largas. La educación allí es muy limitada y el alfabetismo es muy bajo. Debido a ello, la diócesis de aquel lugar decidió construir un internado para acoger a los niños de educación primaria y secundaria. Con el paso del tiempo, las instalaciones del mismo están en muy malas condiciones al no tener aseos. Los alumnos tienen que hacer sus necesidades en el campo. La dirección del Internado solicita a Manos Unidas ayuda para construir un bloque de aseos con 15 baños, 2 lavabos, 10 duchas y 2 tanques de agua. Los padres de los niños se comprometen a aportar materiales y mano de obra. El proyecto beneficiará a 150 niños que se encuentran actualmente viviendo en el Internado. El importe de la ayuda que se precisa es de 13.033,00 Euros.

2.- El segundo proyecto a realizar es la mejora de una Sala de Formación en Kandhamal (India)

Este proyecto se extiende a 8 municipios de Kandhamal, en Orissa, al noreste de la India en uno de los estados más pobres del país, donde la mitad de la población son aborígenes o descastados que viven por debajo del umbral de la pobreza, malviviendo de la agricultura como jornaleros, ya que no poseen tierras propias. A ello se suma la situación de las mujeres –a las que no se da ningún valor ni social ni económico‐ el analfabetismo, la ignorancia y el aislamiento geográfico de las aldeas. La institución “Jana Vikas” lleva años trabajando en la región implementando diferentes programas de desarrollo. La entidad cuenta con un pequeño centro de formación. En la actualidad las instalaciones se han quedado pequeñas y utilizan una zona de garaje, que han aislado mediante unas lonas como paredes. La citada institución solicita la colaboración de Manos Unidas. Se trata simplemente de levantar las paredes interiores de la sala, ya que cuentan con las exteriores. Los beneficiarios directos de este proyecto serán las 2000 personas que reciben formación en el centro al año, e indirectamente la comunidad de Kandhamal. El importe de la ayuda que solicitan es de  3.047,00 Euros.

3.- El tercer proyecto a financiar es la mejora de la calidad de Formación Profesional de Jóvenes en Kenia (África).

Gilgil es una localidad en el Condado de Nakuru en Kenia, al centro‐oeste del país. Es una zona seca y relativamente fría durante todo el año, por lo que las condiciones no soy muy aptas para la agricultura y la población depende principalmente de sus pequeños negocios para obtener algo de ingresos. La Escuela Politécnica Comboni está siendo gestionada ahora por la Congregación Ugandesa de los Hermanos de San Carlos Lwanga. Su misión es educar a los jóvenes pobres de Gilgil. Las instalaciones se encuentran en un estado de envejecimiento. Solicitan la colaboración de Manos Unidas lo que supone un 92% del proyecto total. Los beneficiarios directos son 280 alumnos. El importe de la Ayuda que solicitan es de 6.953,00 Euros.

Deja un comentario