Y van, unas cuantas. Nueva tormenta y se reitera una situación que debería de estar solucionada de algún modo menos traumático para el pueblo. Una pequeña tormenta mas o menos aparatosa y siguen produciéndose escenas que no son de rigor en estos tiempos. Bajos anegados, viales inundados, imborrables sin limpiar que escupen agua en lugar de tragar, bomberos que desatascan una y otra vez la misma situación sin darle un arreglo definitivo. De alguien tiene que ser la responsabilidad de acometer esas tareas de mantenimiento que ahora no se están llevando a cabo y que generalmente tienen como consecuencias estos problemas ya consabido y archiconocidos. Se apela a la responsabilidad política para intentar reducir al máximo estos problemas que al menos que se sepan, son de índole doméstica, y que no tendrían por que soportar los ciudadanos que bien en las inmediaciones de estos puntos negros de Guadix. Y las elecciones locales cerca….

Deja un comentario