Por JM Molas

Agricultores de la comarca de Guadix han celebrado con alegría y trabajo su primer año de presencia física en la ciudad accitana. El sábado doce el parque de Guadix, una semana más, estaba llena de tomates, frutas, miel  y hortalizas de todo tipo, traídas desde la rica vega que nos rodea, y de algunos pueblos del entorno. Esta ha sido una apuesta dura de unos pocos agricultores de distinta edad y procedencia, que luchan por su huerta, por su tierra, por los productos genuinos que disponemos a pesar de la larga sequía, y   dificultades de  venta en el actual mercado tradicional.

 Junto a los labradores, buenos cocineros nos mostraban sus tapas; estábamos arropados, por el buen pan, excelentes quesos, artesanas  de materiales variados…La agricultura es cultura, y los libros no podían faltar a esta cita, donde pudimos ver algunos escritores firmar ejemplares, junto a una buena muestra de libros y publicaciones donde Guadix y su comarca estaban presentes.

 La salud en la alimentación es uno de los objetivos que se persiguen a través de la venta de buenas hortalizas, cuidadas con esmero, ecológicas en su gran mayoría, sin pesticidas innecesarios que dan más problemas que ventajas. La salud también es el objetivo de la asociación Circe, que nos alimentó con buenos zumos llenos de vitamina y energía. Los vinos de los que podemos presumir por todas partes no podían faltar a la cita, así como la cerámica, la fotografía recordando las impresionantes imágenes de Guadix, Gorafe y  el entorno tan original, regalo de la naturaleza. El arte vinculado a la naturaleza, representado en un árbol desnudo, un conjunto de biberones en forma de corazón abandonado gritando contra el hambre, la expresión gestual de una actriz joven nos recordaba la indiferencia y el drama que nos acompaña en la esquina. Los caminantes del camino Mozárabe, también estaban presentes con sus símbolos recordándonos que todos estamos invitados al camino a Santiago, y a los distintos caminos que atraviesan nuestra comarca y nos hacen pasar ratos tan buenos. El patrimonio derruido, la Alcazaba abandonada a su suerte era también reivindicada en esa mañana festiva del sábado, recogiendo firmas para frenar ese olvido, y poner esa muralla accitana en pie para disfrute de todos. No pongo nombres esta vez, todos sabemos quienes estaban, quienes han dedicado horas de preparación, quienes han hecho posible que Guadix, un sábado más recupere su alegría y aire festivo, que se reencuentre con sus raíces.

Es desde el trabajo serio, continuado, con el dialogo y el encuentro entre agricultores, políticos, vecinos y consumidores, que somos todos, que se puede continuar esta importante labor, y seguir sembrando, cosechando y repartiendo salud y alimentos  para alegría de todos. Ha sido pues, un primer aniversario que valoro positivamente, y que ha permitido a las fuerzas vivas y dinámicas de la comarca, mostrar su arte, su trabajo, su compromiso. Y eso debe repetirse.

 

Deja un comentario