Esa es la imagen que muchos turistas y lo que es todavía más importante y escandaloso, muchos habitantes de la Accitania se tiene que aguantar en la retina clavada, como si fuera algo que ya forma parte de nuestra identidad como paisaje urbano. Los tendidos cableados que antaño estuvieron a la orden del día por que no había legislación al respecto pero que hoy con legislación estricta, en cambio muchas compañías en teoría, obligadas siguen utilizando, permitiendo y actualizando una imagen tercermundista de nuestros pueblos. Para muestra un botón y mientras tanto, los municipios inermes ante tamaña desfachatez por parte de compañías y multinacionales que conscientes de su poder humillan a los ayuntamientos pequeños mientras se rien y jactan de no cumplir la ley.

Deja un comentario