Un beso a una persona, es sin lugar a dudas, un gesto (mínimamente), de amistad, de gratitud, de cariño, de admiración y en muchas ocasiones… de amor. Cuando alguien nos besa y tenemos claro que lo hace sin ningún sentimiento, por costumbre, o por quedar bien, lo denominamos, “beso de Judas”. El beso a lossímbolos, debe tener igualmente sentimientos, distintos (o no tan distintos), pero sentimientos en definitiva.

En breve, en Guadix y en otros lugares de España (se está convirtiendo en una costumbre de una parte de nuestra sociedad), se producirá un acto de “jura de bandera”, se besará la bandera de España de forma colectiva, con desfile incluido. Nos gustaría de verdad, formar parte de las personas que la van a besar, pero… para ello, necesitamos tener algunos de los sentimientos que se narraba al principio, como necesarios para hacer algo así.

Claro está que al parecer algunos españoles, no ven en su sacrosanta bandera lo mismo que otros, algunos, han llegado a la conclusión, de que la bandera española, solo representa al IBEX35, a los Bancos, a una clase adinerada que no llega a ser, ni al 1 % de los españoles, a un gobierno corrupto, a unos políticos que han asaltado las instituciones para asegurar sus vidas a costa del dinero del pueblo… y no llegan a la conclusión, de que ahora mismo, la bandera, si tuviera sentimientos, estaría avergonzada de cómo están evolucionando sus hijos, unos por estar en el umbral de la miseria y otros por estar empujando a los unos a ese umbral, sin ningún respeto, ni remordimiento (los más besucones).

Para que una persona se sienta orgullosa de sus hijos, necesita que estos hagan alguna o algunas gestas dignas de elogio, quererlos… los querrá siempre (son sus hijos), pero el orgullo es… otra cosa. A muchos españoles, nos gustaría sentirnos orgullosos de España (de su bandera, sus himnos y sus instituciones), pero no podemos, no podemos sentirnos orgullosos de que un 28 % de los “hermanos de tierra” (paisanos), estén ya en la miseria, de que un tercio de nuestros niños, no puedan hacer en condiciones las tres comidas mínimas diarias, de que nuestra gente pueda verse en mitad de la calle desahuciada de sus casas, por que la economía del país va mal y los bancos (los que desahucian), bien, a costa de nuestro dinero. No nos podemos sentir orgullosos de que nuestros gobiernos sean corruptos, de que nuestras instituciones se estén pudriendo infectadas de corrupción y de clientelismo, de que nuestra Constitución sea inquebrantable para los temas que les interese a algunos, pero para respetar los asuntos sociales no duden en pasársela por el forrillo, de que la libertad del pueblo se limite en las letras de una “ley mordaza” que contradice la Carta Magna, pero que sigue dejando a los obreros sin derecho a huelga, a los españoles sin derecho a protestar y a los marginados sin derecho a salir a las calles, de que el Sr. Borbón, siga siendo el legado de un dictador criminal de lesa humanidad, de que se rescaten grandes empresas (bancos, autopistas privadas, escuelas privadas), mientras que a los españoles, ese otro 99 % de la población no adinerada, no solo no sean rescatados, sino que además con su miseria, tenga que reflotar a esas empresas (las ganancias son privadas, las pérdidas, compartidas con el pueblo).

No amigos, no besaremos la bandera (acto nada necesario, ya que los símbolos al igual que los sentimientos han de llevarse en el corazón), cuando el pueblo esté seguro y “rescatado”, cuando nuestra cultura nos enseñe a quitar de en medio en las urnas, a los que en vez de ser gestores políticos, se sienten dueños y señores de España (con plena impunidad), cuando España sea patrimonio de todos los españoles para lo malo y para lo bueno. Mientras tanto, dejaremos los “besos de Judas”, para aquellos que buscan la foto, con la banderita en la muñeca, mientras sus capitales (cuando los hay), “reposan con seguridad y sin impuestos”, en paraísos fiscales.

Muchos, estamos deseando señorear esa bandera, pero el día que la hagamos, los españoles, todos, estarán seguros y protegidos por un estado solidario y capaz de dar sentido a unos símbolos, por la paz de sus gentes, la justicia social y la libertad sin excusas.

Si hay que besar se besa, pero… ¿Besar para nada, sin sentido, sin sentimientos, para seguir manteniendo y empoderando a los vampiros de España en el poder?¡¡¡NO… GRACIAS!!!

Asociación para la recuperación de la memoria histórica del Zenete y comarca de Guadix

Deja un comentario