Así está. Así luce. Y todo, a pesar del cartel avisador de sanción. Ya no hay remedio al parecer contra quienes abusan de la supuesta urbanidad que se le supone a los habitantes de este pueblo que saben de sobra que no se puede, ni se deben de arrojar escombros en lugares públicos; que existen contenedores y lugares destinados para ello. Que en demasiadas ocasiones, es más difícil acudir a tirar los escombros a estos lugares que hacerlo en los canales adecuados y existentes para ello. Todo un despropósito que campa a sus anchas en determinados lugares y que las autoridades locales deberían de controlar.

arrojar-escombros-2 arrojar-escombros-3 arrojar-escombros-4

Deja un comentario