Por Miguel Ángel Gómez Espigares

Seguimos reuniéndonos

Nos habíamos reunido en 1993 en 2004 y en 2013 con motivo del 25º el 36º y el 45º aniversarios respectivamente y hemos vuelto a hacerlo por cuarta  vez este 23 de junio de 2018, para celebrar el 50º aniversario de la terminación de nuestros estudios de magisterio en la Escuela Normal Niños Cantores de la Catedral de Guadix. A esta reunión no han asistido por diversos motivos los compañeros, Antonio Moya, Francisco Casas, Antonio Moreno Guzmán,  José Sánchez Andújar, Juan Vílchez del Rio, José Francisco Jiménez Ortiz y José Jiménez Gavilán.

  La cita fue a las dos de la tarde en el restaurante “El Rio Verde” de Guadix, lugar donde lo habíamos hecho hacía 48 años, pensábamos que era el lugar adecuado por su comodidad y la añoranza que producía en la mayoría de todos nosotros, pues en él celebramos junto con las compañeras de promoción que estudiaban en el colegio de la Presentación en el año 1967, el paso del ecuador de la carrera.

 A las una treinta de la tarde entre apretones de manos y abrazos, empezaron a llegar los compañeros, la gran mayoría acompañados por sus esposas: Antonio Manuel Alias Ruz, Rafael Apestegui Martínez, Gumersindo Aybar Zurita, Eduardo Casado Martínez, Antonio Contreras Raya, Miguel Ángel Gómez Espigares, Francisco Javier Haro Navarro, José Hernández Moya, Miguel Jiménez Jiménez, Jacinto León Rodríguez, Hermenegildo Luque Sánchez, Silverio Martínez Medialdea, Torcuato Medina Contreras, Mariano José Pérez Lao, José Rodríguez Esteban, Fernando Sánchez Espínola y Fernando Valverde Fernández.  

 En la barra del bar mientras nos tomábamos unas copas se sucedieron las preguntas interesándose unos y otros por la vida de los demás, salud y familia sobre todo, ya que en el aspecto laboral estábamos todos jubilados, menos uno que le quedan unos meses, se terminó de preparar el comedor y se ultimaron los detalles para que todo se desarrollara según lo previsto.

Una vez todos sentados y frente a los primeros entremeses –deliciosos- se nos explicó cual iba a ser el programa para el desarrollo de este encuentro. Se proyectarían unos videos basados en fotos alusivas a la historia de nuestra vida de estudiantes en la Escolanía y fotos de los anteriores encuentros, se leerían saludos enviados por algunos compañeros ausentes, nuestro delegado Silverio Martínez nos dirigiría unas palabras y tendríamos un recuerdo para nuestros compañeros difuntos.

  La comida transcurrió en un ambiente agradable y relajado, con la degustación de unos platos muy ricos regados con buen  vino y amenizada con la fluida conversación que se extendía por todas la mesas, de fondo se escuchaba una recopilación de  música de nuestra época juvenil. Conversación que continuó sin decaer en los postres variados que nos pusieron, deliciosos todos, las conversaciones siguieron en las mesas con muchos recuerdos a los ausentes, a los profesores que tuvimos, a las muchas anécdotas que vivimos durante aquellos tres años, incrementadas por el tremendo horario que teníamos, el cual nos ocupaba desde las primeras horas de la mañana hasta altas horas de la tarde, dejándonos intercaladas demasiadas horas en blanco. Y con nostalgia, con bastante nostalgia.

Ya en la sobremesa se proyectaron unos vídeos realizado por Miguel Ángel y Juan Vilchez, compuesto por una gran recopilación de fotos desde nuestro primer curso de magisterio hasta la última reunión; con abundantes imágenes de la celebración del Paso del Ecuador, que festejamos conjuntamente con el Colegio de La Presentación en la primavera del 67 en este mismo lugar o el viaje fin de carrera  que realizamos durante una semana, en mayo del 68, por la Costa del Sol: Málaga, Torremolinos, Marbella, Fuengirola y Estepona así como imágenes de los otros encuentros. Y recuerdos, muchos recuerdos. 

 A continuación nuestro delegado de curso, Silverio Martínez Medialdea aprovechó la ocasión para dirigirse a los demás en una alocución en que recordó nuestro pasado y tuvo unas sentidas palabras para los compañeros fallecidos: Manolo Olea, Esteban Regalado, Paco Fornieles y José Mª Moreno Guzmán. Aunque fue breve y preciso, resultó entrañable, lo que le agradecimos con un caluroso aplauso. 

  Tras las proyecciones de los videos continuó la sobremesa con unas copas y más charlas, bebimos un rico champagne detalle de Pepe Gavilán, y muchos se animaron a bailar canciones que en aquellos momentos sonaban.   Y caía la tarde cuando algunos, forzados por sus obligaciones, empezaron a despedirse,  el goteo se repitió de forma inversa, disminuyendo paulatinamente el número de compañeros presentes hasta que, con la puesta del sol, los últimos que quedábamos nos despedimos con nuevos abrazos y apretones de manos. 

  Y con deseos, muchos deseos de volver a encontrarnos –algunos propusieron que fuese la reunión anual, el último sábado de junio- nos despedimos hasta la próxima.

La Escuela de Magisterio de la Escolanía

Antonio Manuel Alías Ruz

  Ubicada en la planta alta del Palacio Obispal y dirigida por D. Carlos Ros, la Escuela Normal de la Iglesia Niños Cantores de la Catedral de Guadix, comenzaría a funcionar de forma oficial con el curso 1965-66. Los componentes de nuestra promoción fuimos los primeros en realizar un examen de ingreso y, tras superarlo, nos matriculamos en 1º de Magisterio. Al mismo tiempo, todos aquellos alumnos que durante cursos anteriores estudiaban Magisterio en la Escolanía por libre, para examinarse en la Escuela Normal de Granada, convalidaron sus asignaturas aprobadas y se matricularon en el curso que les correspondió; por lo que desde un principio se impartieron clases en todos los cursos de la carrera. Las clases prácticas se realizaban en las escuelas del Colegio de la Escolanía, situadas en los bajos del edificio. 

  La Escuela funcionó a pleno rendimiento hasta la finalización del curso 1970-71. La última promoción del Plan de Estudios de 1950 acabó durante el curso 1969-70. Las dos primeras promociones del Plan de Estudios de 1967 serían las últimas que cursarían sus estudios en la Escolanía: la 1ª promoción (1968-71) acabaría la carrera, y la 2ª promoción realizó los dos cursos teóricos en ella y el curso de prácticas en Granada.

  La 3ª promoción del Plan de Estudios de 1967 (1970-73) se integraría con los alumnos del Colegio de la Presentación, para matricularse en la recién creada Escuela Universitaria no Estatal del Profesorado de Educación General Básica “Escaccium” de Guadix, que tendría su primera sede en la calle Obispo Rincón, a espaldas del Colegio de la Presentación, para trasladarse posteriormente al edificio de la Espartera, donde permanecería hasta su cierre en 1988.

Deja una respuesta