Así fue. Ayer tenía lugar su último día de trabajo como funcionario municipal para Jose Poyatos, Pepe Poyatos, como reza el rótulo que da nombre al estadio municipal deportivo de Guadix.

Esta nota que trasladamos a nuestros lectores es una nota de alegría, de ilusión y cariño por una persona que se ha sabido ganar el aprecio de grandes y chicos, de mayores y menores, de deportistas y de los que no lo son, simplemente por poner pasión, amor, cariño y entrega en su trabajo con unas dosis de bondad, rigor y firmeza para saber estar al pie de su trabajo y desempeñarlo con una sonrisa, sin un mal gesto, con una disposición a la tarea en la que no importaban ni horas, ni tempo, ni la persona que lo pidiera. 

Cuanto lo echaremos de menos al frente de la instalación deportiva que tantos años ha regentado, cuidado, mimado y desvivido.  Mas como dice Daniel Jacinto Garzón “lo vamos a seguir disfrutando en nuestro día a día. Pepe es único por todos esos valores que lleva consigo”

Para su despedida y sin que el lo supiera todos los deportistas de cualquier edad que había ayer tarde en las instalaciones de la pista de atletismo Paquillo Fernández hicieron un pasillo de honor, de sonrisas, de aplausos que lo acompañó cuando fue a entregar las llaves de las instalaciones a sus compañeros.

Allí estuvo Miguel A. Medialdea para hacerle entrega espontánea de un obsequio por parte de los deportistas que usan las instalaciones diariamente y que siempre han encontrado en él una mano amiga, una sonrisa abierta y una entrega en su trabajo, que es y ha sido, admirable. Podríamos hacer un pasillo con 10km de personas que le brindarían su aplauso por ser una persona tan buena y tan única.

Recogemos de las redes sociales algunos comentarios de personas, deportistas, padres y madres que han querido expresar y unirse a ese merecidísimo homenaje espontáneo a Pepe Poyatos:

Totalmente de acuerdo Jacinto!!!. No todo el mundo puede tener la satisfacción de sentirse tan querido!!! Que disfrute de su jubilación por muchos años!!!.

Magnifico..bien merecido

Es un buen tío. Me hubiese gustado estar para darle un aplauso. Ojalá disfrute muchos años su jubilación.

Por eso, por haber desempeñado admirablemente su labor, desde aquí lo felicitamos, como el trabajador humilde, sencillo y genial que es.

Una grandísima persona….!!!!

Deja una respuesta