La residencia de mayores Fardes, en Benalúa, está en cuarentena a causa de un brote de doce positivos en coronavirus, once de ellos residentes y una trabajadora.

Durante esta semana se ha activado el plan de contingencia previsto para estos casos, incluyendo el confinamiento del personal con los usuarios, que están separados unos en la planta de arriba donde han ubicado los no contagiados y el resto contagiados en la parte de abajo de la misma. Lógicamente las visitas se han suspendido aunque ya llevaban bastante tiempo con las restricciones en las visitas de familiares. Por ahora son una enfermera, tres auxiliares y la cocinera los trabajadores que han decidido aislarse con ellos para poder atenderlos adecuadamente en un gesto de honradez y profesionalidad magnífico. Según ha informado la Junta, en Benalúa se han realizado PCR a todo el personal y los residentes del centro, con el total de 12 positivos incluyendo la persona trabajadora, aunque en un bando de la alcaldía se habían anunciado 14 que luego dos han resultados ser falsos positivos. En el marco del plan de contingencia activado, hasta ahora no se ha requerido ninguna hospitalización.

Deja una respuesta