La Asamblea Diocesana de Cáritas tuvo lugar el sábado 8 de junio, en el Hospital Real, de Guadix, con asistencia de miembros de las Cáritas parroquiales e interparroquiales, tanto voluntarios como trabajadores. Presidió el encuentro el obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco.

El encuentro sirvió para que el nuevo obispo pusiera cara y nombre a muchos de los que conforman las Cáritas parroquiales. Durante un buen tiempo, los asistentes se presentaron y contaron lo que hacen en sus diferentes realidades. Por su parte, el obispo les agradeció su trabajo y el esfuerzo que tienen que realizar: “sois la Iglesia misma”, les dijo el prelado, “Cáritas es la Iglesia” y “cada vez que vosotros servís a un necesitado, toda la Iglesia está evangelizando…. “y esto es una gran responsabilidad”.

Memoria

En la asamblea se presentó la memoria de Cáritas correspondiente al año 2018, en la que destaca el número de proyectos de formación y de desarrollo, que completan los programas asistenciales, que siempre han existido y que aún siguen siendo una necesidad. Del año apsado cabe destacar que, desde Cáritas Diocesana, se ha invertido una tercera parte  de los recursos en programas de formación y de promoción. Así, en el Centro de Formación que tiene Cáritas en Guadix y en la ciudad de Baza, se han ofrecido varios cursos que han servido para capacitar a un número importante de personas, ayudándoles a conseguir un empleo. Algunos, incluso, han salido del curso fichados por alguna empresa y otros han emprendido por cuenta propia. Poda, camareros, estética, cocina y peluquería son los cursos que se han impartido a lo largo de 2018.

En la memoria de 2018 destaca, también, la labor que se sigue desarrollando en los programas de promoción que se realizan en los arciprestazgos: mayores, jóvenes, discapacitados, lucha contra la exclusión, transeúntes, infancia,… son los sectores en los que se han desarrollado estos programas, que alcanzan a varios miles de personas.

Antonio Gómez

Deja un comentario