La Plataforma Provincial Granada por el Tren, creada para poner el foco en las otras realidades del ferrocarril más allá de la llegada de la Alta Velocidad, valora muy positivamente la respuesta de la ciudadanía y la corporación municipal de la localidad de Íllora (nota de prensa, petición de firmas y solicitud de cesión) ante el anuncio de subasta de adjudicación para la demolición del edificio de la estación de Tocón-Montefrío (edificio que data de 1866) y que ha sido dado a conocer a través del perfil de twitter de esta Plataforma.

La demolición de la estación es una consecuencia más ante la falta de uso de las instalaciones anexas a la explotación ferroviaria derivadas de la inexistencia de tráfico ferroviario en la línea normal de Granada a Bobadilla. La mayoría de las estaciones de la línea dejaron de tener uso cuando se eliminó el servicio de media distancia conocido popularmente como “Corto de Loja” y años después dejaron de ser consideradas apeaderos y convertidas en meros puntos kilométricos, por lo que los edificios quedaron condenados a la falta de mantenimiento, al deterioro progresivo y a la amenaza de ruina.

Defienden el estudio e implementación de un servicio de cercanías entre Loja, Granada y Guadix

La amenaza de ruina y la falta de figura de protección patrimonial son los argumentos “demoledores” que usa la empresa pública responsable, Adif, para justificar la eliminación de elementos del patrimonio histórico ferroviario, que es en todo caso, patrimonio de todos. La lista de elementos patrimoniales ferroviarios desaparecidos en la provincia de Granada es cada vez más amplia y tememos que la falta de uso y mantenimiento acelere el proceso de eliminación en muy poco tiempo, por lo que solicitamos que la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía inicie de oficio un expediente de catalogación de todos los bienes patrimoniales susceptibles de ser protegidos como testigos de los orígenes de la llegada del ferrocarril a nuestra provincia.

Del mismo modo, entendemos que el mejor mantenimiento para una estación es tenerla operativa para su uso ferroviario, y por ello, nuestra negativa a la demolición de la estación es el símbolo de la reivindicación y de la recuperación de los trenes para los pueblos como medio de comunicación  sostenible y asequible, ofreciendo nuevas oportunidades de movilidad y de empleo para sus habitantes. Por tanto, la lucha contra el derribo de la estación es la lucha por los trenes de cercanías y de media distancia, esos que la Unión Europea trata de impulsar junto al tráfico de mercancías en detrimento de la carretera y el tráfico privado para cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible desarrollados a través del Pacto Verde Europeo o European Green New Deal. Ayer fue la presentación oficial del Año Europeo del Ferrocarril 2021, y la defensa de unos potentes y coordinados servicios de cercanías entre Loja, Granada y Guadix son nuestra manera de contribuir a su difusión.

Este comunicado es el inicio de una serie de actos y actividades que se irán realizando próximamente en colaboración y coordinación con las Plataformas Poniente de Granada por el Tren, Comarca de Guadix por el Tren, Asociación de Amigos del Ferrocarril Comarca de Baza y Plataforma en Defensa del Tren Rural de Andalucía para concienciar a la ciudadanía de la necesidad de un transporte público, social, sostenible y asequible. 

https://www.change.org/p/no-a-la-demolici%C3%B3n-de-la-estaci%C3%B3n-toc%C3%B3n-montefr%C3%ADo

plataforma.granadaporeltren@gmail.com

Deja una respuesta