Con cierto retraso pero en orden, se iniciaba hoy en la iglesia de Santo Domingo de la parroquia de S. Miguel el concierto sacro que tenían programado la coral de puericultores María Briz y el coro de voces graves Accichorus.

Aunque las diferencias son notables en cuanto a calidad y número de las voces graves desde luego las voces blancas del María Briz han hecho las delicias del público asistente en el devenir de las interpretaciones que han presentado y que han sido: Pueri Hebraeorum de T. L. de Vitoria, Señor me cansa la vida, Amicus meus de Vitoria, Ave maría de M. Blázquez y Lord I want to be de Naplan con la dirección de José Martínez mientras que con la dirección de su fundador Miguel Blázquez Accichorus interpretaba y de que manera, Aleluya de Colim Mawby, Una hora de T. L. de Vitoria, In monte Oliveti del Padre Prieto, Ave María de Arcadelt, Jesús dulcis memoria de Singerberger y Cristo de las Aguas de Luis Miguel con arreglos y letras de Miguel Blázquez. Para finalizar la actuación se interpretó de forma conjunta el nº 1 y 9 del Miserere de Goicoechea.

_rsr2557 _rsr2559 _rsr2560

Deja una respuesta