Iván López Ariza

El presupuesto municipal sí recoge la propuesta del PSOE de Guadix para la creación de un plan local de empleo para desempleados, que hasta el momento había sido rechazada por el PP y Ciudadanos. 

Este cambio de postura y la obtención de fondos (150 mil euros) para ello merecieron una abstención crítica de nuestro grupo.

El pleno de diciembre sirvió para que el presupuesto municipal para este 2021 saliera adelante sin ningún voto en contra. Sin embargo, las ayudas económicas que ha recibido el ayuntamiento para paliar la crisis COVID se aprovecharán justo para lo contrario para los que están concebidas: obra pública. El Gobierno de España ha eliminado las malditas reglas de techo de gasto que, por fin, permiten a ayuntamientos endeudarse para invertir. 

El presupuesto es el principal instrumento de un gobierno para ejercer sus políticas y retrata bien a quien lo elabora, y en este caso, deja a las claras cuál es la prioridad del gobierno municipal de PP y Ciudadanos: las obras.

“Obras son amores, y no buenas razones”, son por definición el banco de votos más importante en unas elecciones locales. Las inversiones generan nuevas infraestructuras, y son necesarias, pero cargar todo el dinero en el mismo cesto, en unos años nefastos de crisis social y económica COVID no es lo prioritario.

Comerciantes tradicionales, hosteleros, bares, restaurantes y autónomos de Guadix merecen ayudas para poder atravesar el desierto. Más cuando en 2020, el Ayuntamiento de Guadix no ha destinado ni un duro a convocatorias extraordinarias de ayudas directas al tejido productivo y tradicional que da vida a nuestra ciudad. 

Frente a los más de 5 millones de euros que este presupuesto local destina a obras e instalaciones, sólo 105 mil euros se destinan a ayudas COVID. Es decir, el presupuesto del Ayuntamiento destina en ayudas COVID sólo el 0,63% de un total de 16 millones; frente al 18% en obras. 

A lo largo del desastroso año 2020, hemos visto y oído como otros ayuntamientos de la provincia de Granada han destinado importantes paetidas a ayudar a comerciantes, autónomos, hosteleros… Me he fijado en dos municipios Motril (gobernado por el PP) y Chauchina (PSOE). El municipio de la costa movilizó 400 mil euros en ayudas; es decir, ha destinado en 2020 un total de 6,60 euros por habitante. Por otro lado, Chauchina, puso encima de la mesa 125 mil euros, destinando por habitante un total de 22,53 euros, en este año. Ambos ayuntamientos han anunciado que también ayudarán a sus empresarios locales en el año nuevo 2021.

Guadix, repito, en 2020: 0 euros. Esperábamos que el Ayuntamiento de Guadix resarciera el agravio de 2020 en 2021, pero se ha quedado muy corto: 104.505,18 euros para ayudas COVID son una desilusión. Qué menos que una cantidad digna que en torno los 350 mil euros para quienes día tras día levantan sus persianas, limpian su acera, decoran sus escaparates, instalan sus terrazas, adornan sus calles y las llenan de vida. 

Capítulo aparte merecen las subvenciones directas que se otorgan a entidades sociales que ayudan a quienes más lo necesitan. Y si en el año que dejamos atrás, estas organizaciones (Cáritas y Cruz Roja) han triplicado el número de personas y familias que han llamado a sus puertas, lo lógico habría sido multiplicar por tres la partida para esas entidades. Sin embargo, prácticamente, se destina la misma cantidad. Está claro: la prioridad para este gobierno municipal no son, precisamente, las personas que necesitan ayuda. 

En la votación del presupuesto municipal del año pasado, mi partido se abstuvo, teniendo en cuenta que las inversiones que se recogían eran de la legislatura anterior; en los presupuestos de 2021, nos volvimos a abstener. La gente espera de políticos y políticos que estemos a la altura de las circunstancias, que favorezcamos el interés general para salir de este vírico bache.

Esto, añadido que el gobierno local ha rectificado y accedido a la petición que hemos venido pidiendo a lo largo de estos últimos meses, para que se pusiera en marcha un Plan Local de Empleo, merecieron una abstención necesaria y leal con la ciudad. Y eso hicimos, abstenernos en la votación. 

Tras el debate y antes de la votación, el alcalde puso encima de la mesa una propuesta de última hora: sacrificar una partida económica de 200 mil euros, destinada a unas obras en el polideportivo municipal Pepe Poyatos, para que entre todos podamos llegar a un acuerdo y ponerlos en otra materia. 

Por delante, tenemos un ejercicio presupuestario en el que tenemos que seguir escuchando a quienes más lo necesitan; y proponiendo en los próximos plenos propuestas de  modificaciones presupuestarias que permitan tener en cuenta a quienes han sido pacientes y tenaces durante el año 20, y han seguido dando vida a Guadix. 

Palacio de Peñaflor: 176.468,44 euros

En 2016, la empresa constructora que estaba acometiendo las obras del Palacio de Peñaflor abandonó la obra.

Tras llevar el Ayuntamiento, en la pasada legislatura, a juicio a la empresa  a un largo proceso judicial, finalmente, el ayuntamiento llegó a un acuerdo extrajudicial, por el que la empresa pagó a Guadix un total de 176.468,44 euros. Lo hizo en los primeros meses del año 2020.

Lo justo y urgente sería crear una partida con esta misma cantidad, en los presupuestos municipales de 2021, al Palacio de Peñaflor, para poder acabar esa obra tan necesaria y que Guadix pudiera contar con ese museo de la ciudad. Lucharemos para que así sea. Y así se invierta en patrimonio.

Deja una respuesta