En la que se ha mostrado la vinculación de los talleres de sillería de Guadix y sus maestros silleros con Japón.  Una bonita historia que merece la pena descubrir y que motivó esta exposición.

La sillería es un oficio artesanal muy arraigado en el barrio de las Cuevas de Guadix y ha contribuido a dar fama a nuestra ciudad en el país nipón. De  hecho, la silla de anea forma parte de los enseres más destacados de los museos del mueble de las ciudades más importantes de Japón, donde Guadix es conocida como “la fábrica de sillas de Van Gogh”.

En el descubrimiento de este singular vínculo tiene un papel fundamental el maestro ebanista japonés Masashi Kutsuwa, profesor del Department of Craft and Furniture Making, Gifu Academy of Forest Science and Culture, Japón, quien ha plasmado muy bien en su reciente libro “La silla de Van Gogh” (presentado el pasado 2 de junio de 2016 en Gifu,Tokio- Japón) esta historia cuyo origen se remonta al año 1967, cuando un artesano enviado especial del Emperador Japonés, Tatsuaki Kuroda, llega a Guadix, al Taller del Maestro sillero Jesús García Leyva, con el objetivo de conocer la fabricación de las sillas de enea y madera de chopo blanco, dando lugar a esta especial relación entre Guadix y Japón que se refleja en la muestra.

La historia al completo

El Centro de Interpretación Cuevas de Guadix recibía precisamente el pasado mes de noviembre la visita del profesor artesano de la madera japonés Masashi Kutsuwa, escritor y estudioso de las artes tradicionales españolas y, más en concreto, de la fabricación de sillas de anea. Y fue esta visita la que permitió descubrir que en Japón Guadix es conocida como “la fábrica de sillas de anea”.

Según él mismo relató, el origen de esta denominación se remonta a hace en torno a medio siglo. Fue entonces cuando el artesano japonés Kuroda Tatsuaki recibió el encargo del gobierno de su país de viajar a España y más en concreto a Guadix para conocer el origen de lo que ellos denominan “la silla de Van Gogh”. El objetivo era estudiar cómo se fabricaba ese tipo de silla y hacer una silla especial para el emperador japonés.

El artesano se encontró entonces con el maestro Jesús, Jesús García Leyva “el sillero”. De manos de este accitano, Kuroda Tatsuaki pudo conocer este tipo de artesanía y sus técnicas, así como aprender a fabricar las sillas. Se cerraron incluso entre ambas partes pedidos de cantidades importantes de sillas de anea hechas en Guadix que fueron enviadas en barco a Japón.

Cincuenta años después el profesor Masashi Kutsuwa ha iniciado un trabajo de investigación sobre la silla de anea que le ha llevado a continuar el camino iniciado por el señor Kuroda y que se ha materializado en la edición de un libro sobre este oficio artesanal publicado en Japón. En él da a conocer la historia de la silla de anea de Guadix y de la silla del emperador japonés que su antecesor introdujo en Japón de la mano del accitano Jesús García Leyva.

A raíz de su visita al Centro de Interpretación Cuevas de Guadix, Masashi Kutsuwa tuvo ocasión de conocer de la mano de su responsable, Mª Paz Expósito, las sillas que en él se conservan. Pero también de contactar, a través de ella, con el Centro Ocupacional Acci de la Asociación en Favor de las Personas con Discapacidad Intelectual “San José”, donde el maestro Manuel Rodríguez ha mantenido viva esta tradición. Y, gracias a él, de contactar con los descendientes del maestro Jesús: Asunción García, Encarnita García y Carmen García (esta última aparecía en una de las fotos del señor Kuroda con el maestro Jesús, su padre, sentada en una sillita pequeña junto a su madre Encarnación Reyes Raya; una foto que desconocían en la familia y que, acompañada de muchas otras de la visita de 1967, Masashi Kutsuwa entregó en un álbum a la familia).

3 CARTEL EXPO SILLERIA_Agosto2016

Deja un comentario