Otro abandono que los políticos hacen de nuestra zona, esta vez el Gobierno central, al excluirnos en su planificación eléctrica nacional y no incluir, la tan necesaria línea 400, o autopista energética a pesar de que en mayo se llegó a un acuerdo entre la Junta y el Ministerio de Energía, una vez que se les presentó el informe solicitado, garantizando la demanda de energía.

De hecho, el 26 de mayo de este año, comparecían Santiago Pérez López, Diputado Nacional, Luis González, senador popular y la Parlamentaria Andaluza por el PP, Ana Vanessa García, junto con Jesús Lorente, portavoz municipal del Grupo Popular mostrando su satisfacción porque el Gobierno de España se había comprometido a la construcción de la línea de 400 kv entre Caparacena-Baza y La Ribina y pedirle a la Junta que se comprometiera a realizar la línea 132 kv de doble circuito entre Baza y Guadix, que son como las carreteras secundarias que nos abastecen de energía, teniendo garantizada la autopista que sería la línea 400 kv.

Esta línea contemplada en la Red Eléctrica Nacional, considerada prioritaria y pendiente de ejecución, fue ya eliminada en el 2012 de la planificación, y en la actualidad, según el acuerdo entre la Junta y el Gobierno Central, todos creíamos que se incluiría, daba la impresión de que en un corto espacio de tiempo se iba a poder ejecutar, sobre todo después de que la Junta presentara el estudio de demanda y necesidades solicitado.

Con esa eliminación de la línea de 400 kv y la subestación asociada, se paralizaron proyectos de parques eólicos y de energía solar que estaban pendientes, algunos de los cuales tenían ya concedida la autorización administrativa correspondiente, y que han quedado reflejados en el informe que ha enviado la Junta al Ministerio de Industria que detallaba que más del 60 por ciento de los municipios afectados han perdido proyectos empresariales por la falta de capacidad de suministro eléctrico, o que el 90 por ciento podría haber mejorado los servicios públicos a la ciudadanía, como los colegios, sanidad o las instalaciones deportivas.

La mayor parte de los municipios afectados por la línea, que se sitúa en torno a los 100, del norte de las provincias de Granada y Almería, coinciden en que esta infraestructura contribuiría al crecimiento de la población en una zona que, de otra forma, está abocada a la emigración y al envejecimiento de la población.

La línea del eje Caparacena-Baza- La Ribina mejoraría de una manera sustancial la red de transporte y daría un apoyo más que necesario a la red eléctrica de distribución que redundaría en una mejora de la calidad del suministro a los habitantes permitiendo la implantación de otros proyectos.

Deja una respuesta