Desde que el muro que contenía las tierras del Paseo Ismael González de la Serna se hundiera, arrastrando las mismas hacia el Teatro Romano y ocultando parte del graderío del teatro, el paso se anuló, no solo para los vehículos , al haberse cortado la calzada, sino que estaba prohibido el paso de los peatones, por las obras y para evitar el peligro que pudiera haber sobre los mismos.

Accitania    Accitania   paseo-ismael-g-de-la-serna-min

El pasado viernes se abrió el paso peatonal  después de varios años que han causado muchos quebraderos de cabeza a los automovilistas y vecinos, sobre todo a los que viven en los aledaños, si bien hoy ha quedado ya definitivamente abierto una vez que los operarios han terminado la señalización, habiéndose colocado maceteros que hacen de escudo para el paso de los vehículos.

Lo que nunca veremos ya es la circulación de vehículos, al quedar totalmente cerrado por la reducción del ancho de la calzada, que además deberá servir para poder recuperar nuestro Teatro Romano.

Deja una respuesta