Jesús Lorente, informaba en rueda de prensa que la deuda acumulada por el equipo de gobierno socialista en facturas pendientes de pago a proveedores asciende a 1.700.004,13 euros correspondientes al ejercicio de 2017. De ellos 999,486,01 euros están dentro del periodo de pago y 723.547,60 euros son de facturas que exceden el periodo de pago estipulado por Ley. El informe también detalla que el retraso en el pago a proveedores asciende ya a 47,92 días. Recordemos que, tal y como establece la Ley, desde el momento que el proveedor presenta su factura, el equipo de gobierno tiene 30 días para aprobarla y otros 30 días para realizar el pago. El retraso que se especifica en el informe corresponde al segundo tramo. “Lo cual significa que, tal y como viene ocurriendo en los últimos meses, el equipo de gobierno incumple la Ley”.

Para el portavoz municipal del Partido Popular, tanto la acumulación de esta deuda como la dilatación en los pagos es un asunto de extrema gravedad, que puede condicionar los nuevos presupuestos y las inversiones que se deben de realizar en Guadix. “Ahora deberemos saber cuáles de todas estas facturas no tienen crédito asignado, que mucho me temo pueden rondar el millón de euros, y que no se van a poder pagar inmediatamente. Para poder pagarlas se deberá de aprobar un expediente extrajudicial de crédito y por tanto detraer de los presupuestos de 2018 esa cantidad, lo cual redundará negativamente en las inversiones que tanto necesita la ciudad y condicionará considerablemente los presupuestos de 2018”, aseguraba Lorente y que volvía a remarcar que esta situación vuelve a poner de manifiesto la ineficacia en la gestión de un equipo de gobierno que “no está pendiente de los asuntos de la ciudad y que están arrasando y desmantelando los servicios del Ayuntamiento de Guadix”, afirma Lorente y denuncia que la principal responsable de esta situación es la alcaldesa de Guadix, Inmaculada Olea, “que es incapaz de dirigir un equipo de gobierno y cuya nefasta gestión está teniendo consecuencias muy negativas para la ciudad, entre ellas la pérdida de credibilidad entre los proveedores que han pasado de cobrar en 15 días cuando nosotros gobernábamos, a casi dos meses con el PSOE”.

Deja una respuesta