Cáritas nos recuerda que podemos hacer un mundo mejor

Este domingo, 3 de junio, celebramos el día del Corpus Christi, día de Cáritas, un día para ser solidarios. Este año Cáritas nos invita a sentirnos motor de cambio en la sociedad y a centrar nuestra vida en el ser con los demás y para los demás. Con el lema, “Tu compromiso mejora el mundo”, Cáritas nos recuerda que podemos hacer un mundo mejor si ayudamos a los más débiles y pobres. Nuestra solidaridad en este día servirá para hacer ese mundo mejor.

En el día del Corpus, en las parroquias habrá colectas para ayudar a los que lo necesitan. Lo que se recoja en las parroquias este fin de semana será destinado a Cáritas. Aunque, desde esta organización nos recuerdan que la mejor manera de ayudar a Cáritas es hacerse socio de ella, aportando una pequeña cantidad de manera periódica, que se puede domiciliar para que no tengamos que preocuparnos de nada. Además, esas aportaciones pueden desgravar en Hacienda. En las parroquias y en la web de Cáritas (www.caritas.es)  pueden ofrecer toda la documentación y pueden hacer los trámites para esto.

Un “compromiso que mejora el mundo”

Con motivo del Día de Caridad, Cáritas lanza varias pistas para vivir ese “compromiso que mejora el mundo”, inspiradas en el mensaje de la Comisión Episcopal Pastoral Social para esta jornada, como son:

  1. Vivir de forma comprometida: conocer la realidad de nuestro barrio y nuestra ciudad; no dejar que las situaciones injustas o dolorosas nos sean indiferentes; luchar contra por la apatía.
  2. Vivir contracorriente y asumir riesgos, participando y comprometiéndose en el trabajo, en el colegio de nuestros hijos, en la comunidad de vecinos, en la parroquia, en algún proyecto social, en iniciativas ciudadanas para mejorar la convivencia.
  3. No colaborar con un modelo de sociedad que pone el valor del poder y del dinero por encima de las personas: no comprar más de lo que realmente necesitamos; compartir no porque nos sobre lo que tenemos, sino porque es un acto de justicia que todos podamos acceder a lo que necesitamos para vivir. Compartir nuestros bienes, nuestro dinero, nuestro tiempo y nuestro conocimiento porque esa riqueza puede mejorar la vida de otras personas.
  4. Denunciar aquellas situaciones donde los derechos de las personas son vulnerados: dedicar tiempo para formarnos un criterio sobre lo que ocurre a nuestro alrededor y participar con otros en asociaciones, plataformas o acciones que construyan una ciudadanía más responsable.

Deja una respuesta