FLa alcaldesa de Guadix, Inmaculada Olea Laguna, ha formalizado este viernes con el responsable la empresa Construcciones Otero S.L. el contrato para la ejecución de obras de restauración del recinto inferior de la Alcazaba, adecuación de accesos y apertura de su puerta Este. Han estado también presentes en el acto los concejales de Urbanismo y Patrimonio, Iván López Ariza y Eduardo Jiménez. Este nuevo paso da pie a que, en breve, se puedan iniciar las obras de esta intervención con cargo al 1’5% cultural del Ministerio de Fomento.

Esta empresa ha resultado la adjudicataria de los trabajos una vez finalizado todo el proceso de licitación. Paralelamente, la mesa de contratación ha propuesto a Isabel Bestué para la dirección de obra y a José María Martín Civantos, a través de la UGR, para la dirección arqueológica. Procesos que deberán de culminarse en los próximos días.

El objetivo de este proyecto es que este monumento emblemático declarado Bien de Interés Cultural (BIC) se integre como servicio público, turístico y socio-cultural en el eje patrimonial y arqueológico de Guadix. El proyecto se presentó bajo el título “Proyecto de restauración del recinto inferior de la Alcazaba, adecuación de accesos y apertura de su puerta Este” y propone que mientras se desarrolle la intervención sea posible visitar la Alcazaba y ponerla así en valor para los visitantes, pero sobre todo para la ciudadanía tras un largo periodo en el que el recinto ha estado cerrado.

El proyecto contempla dos actuaciones fundamentales: la recuperación de todo el perímetro y también del acceso al recinto desde la zona noreste que da a las calle Muralla y Amezcua. Se prevé además en la zona de San Miguel una recuperación y estabilización del derrumbamiento de parte de la muralla que se produjo en esa zona. Y en la zona sur, la consolidación del frente de ese lugar de forma que se puedan reconocer esos restos y poner en valor lo que queda de ese acceso en época de la ocupación napoleónica. Todo ello a través del establecimiento de una zona de actuación, otra de excavación y de una serie de catas arqueológicas para recuperar su fisonomía original.

Lo que se pretende es eliminar aquellos elementos que han contribuido a tener una mala conservación del monumento (lienzos posteriores, recubrimientos, cerramientos, acumulamientos de tierras…) para dar esplendor a la Alcazaba y revalorizar el recinto. Se empezará por tanto en esa zona noreste, donde se sabe por las excavaciones que existía un doble torreón y una puerta central. Por eso se va a ampliar la excavación en esa esquina noreste para recuperar ese acceso y diseñar una plataforma que pueda recorrerse, de forma que el 1’5% cultural repercuta en la población convirtiendo esta actuación en una especie de laboratorio arqueológico donde se hagan las actuaciones previstas y al mismo tiempo se pueda visitar. La intervención permitirá además establecer las bases para futuras actuaciones tal y como obliga este tipo de programas.

En definitiva, con este proyecto se contempla recuperar ese frente de la zona noreste y ese acceso (permitiendo aflorar torres y lienzos perdidos), recuperar la altura de la muralla, recuperar la puerta y habilitar un acceso a través de escalera y plataforma elevadora, así como poner en uso esa explanada  donde no se ejecuta ninguna actuación porque queda como reserva arqueológica. La accesibilidad universal es una preocupación fundamental en todo el proceso (de ahí la importancia de la plataforma elevadora). Y se completará la actuación con una iluminación artística.

Deja una respuesta