Un paseo por una de las calles del Guadix antiguo y viejo que resulta descorazonador y que corporación tras corporación municipal nadie parece interesado en meterle mano.

Eso si, a todos o casi todos se les llena la boca de lindas y sesudas palabras huecas que no acaban de conducir a ningún sitio que se precie.

La calle S. José en el barrio de Santa Ana, es un ejemplo de la ruina histórica que nos invade ante la desidia tanto ciudadana, como institucional municipal en cuanto a la protección y digna conservación del patrimonio. No hacen falta más palabras, ahora que llega Fitur, bien podían presumir de tener una política de protección del patrimonio real tanto el histórico como el de a pie, que ese también cuenta

Deja una respuesta