Esto es lo que deben de pensar las personas que se acercan al punto de vacunación al aire libre que se ha instalado en los alrededores del hospital de Guadix. Todos aquellos ciudadanos que son vacunados una vez que reciben su dosis correspondiente son invitados a permanecer en el sitio aproximadamente unos quince minutos, tiempo que casi todos cumplen en la medida de lo posible y que sin embargo cuando este se acaba esos mismos ciudadanos no encuentran donde dejar los restos de algodón, que se ha utilizado para contener los efectos del pinchazo de la vacuna y acaban por arrojar el algodón al suelo ante la falta de lugares o elementos donde depositas estos restos que al parecer no se han previsto adecuadamente.

Reclamamos que se coloquen estos recipientes y que al tiempo si puede ser se retiren y limpien del lugar los restos de algodones esparcidos por el entorno que no hacen sino dar una imagen de abandono y falta de limpieza en un entorno que aunque sea al aire libre, se supone que debiera de estar limpio y cuando menos, como se dice coloquialmente, presentable.

Deja una respuesta