Qué quieren que les digamos. No se puede sostener. Al parecer seguimos siendo un pueblo en lo más rancio del término. O por lo menos hay quien se empeña en hacer la gracia de retrotraer a esta ciudad a los mas rancio y viejuno que imaginarse puedan. 

Suponemos que serán los calores del verano, que hacen que algunos pierdan el norte y les dé por cometer atentados culturales pensando que así hacen algunas gracia con la que pasar el tiempo o entretenerse en esto que llaman es que me he bajado al pueblo y como estoy un poco aburrido por que oye, aquí no hay nada, pues ale, les da por cometer actos vandálicos culturales que posiblemente en otros lugares no los harían. 

Pero no, En Guadix hay quién se permite el lujo de tumbar toda una exposición sobre el legado de julio Visconti, cien años de Julio Visconti, que estaba instalada en la plaza Julia Gemella Acci. 

No sabemos qué problema debían tener los energúmenos que han llevado a cabo tamaño fechoría, por que no se trata de una acción aislada sino que ha sido protagonizada, seguramente que entre risotadas por la gran labor que estaban haciendo . Y es que la acción ha tenido más de un colaborador para llevarla a cabo. 

Nada mas que decir. 

Vergüenza ajena, la que sentimos los ciudadanos y el público en general que ama la cultura, y que tiene que ver como supuestamente  la calor altera la conciencia de tal modo que a los insensatos les da por tumbar una exposición, por atentar contra la cultura que nos es propia y no ajena. 

Deja una respuesta