Trasladaba a los micrófonos Jiménez, la amarga queja por la actuación que algunos funcionarios municipales están teniendo con su grupo al expresar, según sus palabras su malestar por unas declaraciones que o no han sido entendidas o han sido malinterpretadas intencionadamente.

Lo primero que dejó claro Jiménez es que pedía disculpas por el malentendido y dejaba constancia de su exposición recuperando las declaraciones que hiciera en su momento para que se pudiera cotejar meridianamente que él no había dicho nada que supusiera un menoscabo de los funcionarios municipales pero si dejaba constancia igualmente con el mismo rigor, que la reforma propuesta de la relación de puestos de trabajo (RPT) en el ayuntamiento les parece a su grupo insuficiente consiguiendo precisamente el efecto contrario al intento de arreglo que quiere llevar a cabo el equipo de gobierno; puesto que merma la calificación, la actitud y la calidad del trabajo de los funcionarios municipales. 

Y directamente aboga por la reforma y creación de un modelo organizativo municipal que sea lo suficientemente profundo como para que se mejore drásticamente la situación actual que ha llevado a que los propios trabajadores municipales reconozcan su desmotivación. 

Jiménez ha recomendado que en la nueva organización propuesta se debería de contemplar un exhaustivo plan de formación en cada una de las áreas de trabajo que componen el organigrama municipal, una promoción interna de los propios trabajadores, una retribución adecuada a los servicios que prestan estos trabajadores y una atención y protagonismo a los propios trabajadores en la organización del trabajo municipal. 

Eduardo Jiménez ha rematado su intervención con una frase que se utiliza demasiado a menudo en el ayuntamiento accitano y es que lo urgente no deja hacer lo importante y por eso mismo piensa que hay que dar respuesta urgente a los trabajadores en: porqué se trabaja y cómo se trabaja.

Ha hecho referencia Jiménez a un texto de Antonio Muñoz Molina que a su juicio resume muy bien la situación existente entre los funcionarios y trabajadores municipales.

“Todo lo que era sólido”: Antonio MUÑOZ MOLINA. pág 44 de la editorial Seix Barral, biblioteca breve

Deja una respuesta