Hablar de Andalucía, de sus tierras, de sus gentes es lo habitual estos días en todos los medios de comunicación. Con frases hechas, afirmación del orgullo propio, ensalzamiento de la identidad y al amparo de tópicos más o menos trasnochados, todos nos apuntamos al carro del valor de lo andaluz, de su apertura a la vida, sus valores… Parece claro que, para los que vivimos en cualquier lugar, este, se convierte  en algo menos que “el paraíso” cuyas características son inigualables. Galas, premios, actos de todo tipo vienen con el propósito de insuflar ese ego identitario que quiere alimentar los nacionalismos que, a poco que nos descuidemos se convierten en excluyentes. 

Desde la A. C. Gana Guadix , movimiento ciudadano que nace de sus gentes andaluzas, que comparte valores  con muchos otros pueblos de cualquier parte del mundo, que creemos en el compromiso y la acción por una sociedad más inclusiva, tolerante y participativa, como por cierto proclama nuestro himno, queremos hacer hoy un llamamiento  a todas y todos los que vivimos aquí, a “coger” las riendas  de nuestro futuro, a trabajar juntos y con todos aquellos que quieran y vengan, por un mundo más justo, a exigir cauces de participación en la vida común, implicándonos en la solución de nuestros problemas, en dejar de ser pasivos y exigir a nuestros dirigentes honestidad y responsabilidad a  los hombres y mujeres que, voluntariamente se han ofrecido a guiar nuestro futuro.

Y esto funciona si nos lo tomamos en serio. En nuestra tierra hemos tenido la oportunidad  en los últimos años de verlo: el nacimiento desde abajo del Geoparque del Norte de Granada,  el inicio y consolidación de la recuperación de la Alcazaba, y la implicación de la sociedad civil en cada vez más asuntos colectivos como los movimientos de mujeres, demandando voz y participación,  son el camino para construir una Andalucía más sólida, abierta, solidaria que se reconoce  en su ofrecimiento a todos los pueblos y no en mirarse a su ombligo. 

Nuestro andalucismo es el que defiende y fortalece un territorio, con las y los que viven y quieren convivir en él, pacífico e inclusivo.  El que fortalece la autonomía local y comarcal frente a los centralismo ya sean nacionales o autonómicos. Este es el camino que proponemos para crecer como mujeres y hombres andaluces, ambos en igualdad, construyendo convivencia en la aceptación de la diferencia, haciendo de cemento social de una sociedad mejor para todos. Banderas y símbolos sí; aquellos bajo los que quepamos todas y todos.

Asamblea ciudadana Gana Guadix

Deja una respuesta