GUADIX SIN MONTES

En otro lugar de este número, damos cuenta de la subasta de tres lotes correspondientes al monte llamado Pinar de Guadix.

Dicha subasta, ha sido un acto realizado contra toda idea de justicia y derecho, por estar el monte a que los lotes pertenecen, excluidos del Catálogo de los enajenables, en cuya razón fundó su protesta el celoso representante del distrito forestal en esta comarca don Manuel del Castillo.

Y sin embargo de este abuso, sin embargo, de la lesión que sufrimos en nuestros intereses con tal subasta, los elementos todos de Guadix hemos permanecido indiferentes «dejando hacer y pasar.»

Esta conducta indiferente, en asunto de tan vital interés para nuestra ciudad, llenándonos de amargura, nos sugiere las siguientes consideraciones.

¿Despojar a nuestra población de sus montes y con ellos de una de las principales fuentes de riqueza y por tanto de ingresos, es asunto tan baladí, que haya merecido, como decimos antes, nuestra más absoluta indiferencia, y nuestro estoicismo más absoluto?. Ciertamente que no y sin embargo, como lo manifestamos así ha sucedido. La mayoría de los habitantes de Guadix ni siquiera habrá tenido noticia de que tal subasta iba a celebrarse ni que tal despojo se trataba de realizar.

Surge una cuestión privada o casi privada, que en nada por tanto nos atañe ni nada nos interesa, y así todo constituye nuestra great atracción mientras se soluciona y seguimos el curso de su proceso con una actividad, un celo y un entusiasmo; dignos de mejores causas. Pero surge una cuestión de verdadera importancia para nosotros, en ella se trata del interés de Guadix que debe ser nuestro interés, sabemos que se persigue la idea de despojarnos de lo que legítimamente nos pertenece, tenemos la razón y el derecho como medios de defensa en nuestra mano y lejos de ejercitar esos medios, el sentimiento del dolce far nientte entumece nuestros miembros y abrimos la mano para que de ella caigan al arroyo.

Triste es confesarlo, pero en rigor de verdad, nuestra conducta de abstención y nuestra oriental apatía, son quienes nos dejan sin montes y quienes, de seguir así. nos dejarán desposeídos de cuanto nos pertenece. Si en tiempo oportuno, altener conocimiento del despojo que nos amenazaba, hubiéramos reunido todas nuestras energías aunando nuestras voluntades y puesto en práctica los medios que la justicia demuestra causa y el amor a Guadix nos hubieran sugerido, seguramente que o el despojo no se habría realizado o de realizarle hubiera sido arroyando el derecho, escarneciendo la justicia y sobre todo, vilipendiando a una población que, de modo viril, noble: y enérgico; reclamaba contra el abuso y protestaba del perjuicio que se le producía.

Este perjuicio, es en verdad grande, y más aún para la última clase que, vendidos los montes, y no teniendo por tanto ni leñas ni pastos de uso vecinal como hasta aquí, se ve privada de este recurso de vida con que atender en las circunstancias de escasez a sus necesidades.

Algo tarde es ya para remediar el mal, pero sin embargo, no lo es tanto que no se pueda formular aun una enérgica protesta por parte de todos los elementos de la población contra el despojo que la subasta realizada significa, y trabajar de consuno con nuestros representantes en las Cámaras, a fin de conseguir el anulamiento de dicha subasta según es de interés y de justicia.

De no conseguirse esto, queda planteado en Guadix el siguiente problema: Si por virtud de la importancia creciente de nuestra población, aumentan las aleaciones a la vez que disminuyen los orígenes de ingresos, ¿de qué manera se resolverá el conflicto?.

Conteste quien a ello pueda con testar, porque nosotros nos declaramos insuficientes.

LA SUBASTA DE LOS MONTES

El día 15 del presente se verificó en los salones del ayuntamiento la subasta de cinco lotes de nuestros montes, ante el juez de instrucción interino don José Mª Casas, el síndico don Ramón Rátia García yel administrador sustituto de Bienes del Estado, don Celestino Moro. Dicha subasta arrojó el resultado siguiente:

Lote número 1.- Adjudicado a don Juan Hernández Carretero, que lo remató en cualidad de ceder, en la cantidad de 36.250 pesetas.

Lote número 2.— Adjudicado a don Juan Hernández Carretero, con la cualidad de anterior y cantidad de 16.000 pesetas.

Lote número 10.— Adjudicado a don Juan Hernández Carretero, con la misma cualidad de los anteriores y cantidad de 15,000 pesetas.

Lote número 16.— Adjudicado a don Ángel Córcoles en la cantidad de 4,000 pesetas.

Lote número 19.- Adjudicado a don Francisco Sánchez Acosta en 25,000 pesetas.

La subasta de los tres primeros lotes fue protestada por el señor administrador sustituto, don Manuel del Castillo y el sindico don Ramón Rátia; la del cuarto por el señor Rátia y el señor administrador sustituto y la del quinto por el señor Rátia y don Miguel Honrubia.

Deja una respuesta