BIEN VENIDOS

Los impulsos espontáneosdel corazón y los bellos sentimientos del alma, deben manifestarse por hechos tangibles yreales.

La ley de las reciprocidades se impone por la razón misma.

Las reglas de la cortesía han de cumplirse a toda costa.

Nobleza obliga.

He aquí el lema, la materia, el asunto de hoy.

Tenemos el singular placer de que moren en nuestro suelo, por más que sean breves instantes algunos hijos de la cultísima Almería.

Aquí se encuentran parte de las más hermosas de sus hermosas damas.

La colonia accitana fue objeto no ha muchos días de demostraciones cariñosas, de atenciones, de obsequios, de galanterías delicadas, de homenajes sin fin ni tasa por parte de los almerienses.

Su docta e ilustrada prensa dio gallarda muestra del regocijo de Almería y de su regocijo propio al tener en su recinto muchos guadixeños; les dedicó elogios, ponderó el talento de los hombres y se afanó por hacer pública la discreción yla belleza de las mujeres, y justo, justísimo es que haciendo nosotros justicia a los almerienses y correspondiendo a sus reiteradas atenciones les saludemos mil y mil veces con fraternal amor, repitiendo.

BIEN VENIDOS

Sean, pues, bien venidas las mujeres de gentil talante, de simpar hermosura, de gracias y de encantos múltiples.

Sea bien venida la prensa hidalga y sabia eco de un pueblo sensato digno y noble.

Sean bien venidos los hombres caballeros, los preclaros varones, los cultos ciudadanos.

Guadix les da su entusiasta parabién y quisiera que su suelo fuese un edén para que gozaran dichas sin cuento, felicidades repetidas.

Guadix les ofrece lo que tiene, por que no puede más, que lo imposible no puede tampoco brindarse.

Contamos con una vega alegre y esmaltada de verde alfombra, con una sierra blanca como la pureza misma, con uncielo azul que nos deleita y nos regocija cuando lo contemplamos tras larga ausencia, con un agua

fresca y cristalina, con unas auras que producen perfumes y salud, con una catedral que encanta al que la contempla, con una ciudad, en fin, que si es modesta materialmente, es grande por los sentimientos de sus habitantes, y todo todo, lo ofrecemos a nuestros huéspedes.

Hemos procurado y procuramos hacer agradable su estancia aquí.

¿Lo habremos conseguido?

No lo sabemos, pero tenemos conciencia de haberlo intentado.

Gloria de Guadix será que nuestros amigos los almerienses recuerden con placer su cortísima visita, y que cuando se alejen recuerden también allá en sus hogares la hospitalidad de los accitanos con el contento que produce todo lo grato, todo lo que deja en el anime reminiscencias simpáticas, felicidades venturosas y momentos de dicha

sin igual.

GARCI-TORRES.

ALCALDES.— Los de esta ciudad y el de Purullena, han interpuesto recurso contra las Reales Ordenes del señor Ministro de la Gobernación, que declararon válidas las elecciones de los respectivos pueblos.

TRIGO Y PAN.— El trigo se cotiza de treinta y cuatro a treinta y cinco realas y el pan se vende el blanco a diez cuartos v el francés a ocho y medio. La ganancia por lo tanto no es equitativa. ¿No podría remediar eso la autoridad? Le rogamos tome la iniciativa en tal asunto en pro del vecindario.

FORASTEROS.— Son muchos los que hay con motivo de la feria, habiéndose notado se han adelantado algunos días en suvenida pruebade que en ella ven la tabla de salvación para sus negocios y ventas.

FRÍOS.— Este año ha empezado a refrescar con mucha premura y estos .se dejarán sentir muy en breve.

¡QUIÉN LO QUIERE!— Lo que pasa es anómalo y nunca conocido. El trigo no tiene salida y no se busca ni para un remedio, los arrieros no vienen y cunde por ello la carencia de metálico, ¿Tendremos que ofrecerlo gratis? ¡Oh Gobiernos!

FERIANTES.— Muchos son los que han acudido a esta ciudad; pero como las perras gurdas y las perrillas andan escasas es cierto no les habrá ido muy bien con relación a sus asuntos.

CIEGOS, MANCOS, TULLIDOS.— Son innumerables los que han venido con motivo de la feria y pululan por las calles pidiendo por el amor de Dios.

REFORMAS.- Nos han dicho la sufrirá de importancia la enseñanza en el seminario de San Torcuato que se propone nuestro Prelado alcance gran éxito.

Deja un comentario