Nuestra estación.

Según verídicos informes, el contratista de la de esta ciudad señor don Eduardo González, hará entrega de ella hoy o mañana a la compañía constructora del ferrocarril Linares-Almería. Digna es de alabanza la conducta y actividad del señor González, que no ha perdonado medio para cumplir con religiosa exactitud los compromisos que contrajo con la respetable casa Fives-Lille, haciendo extensivos nuestros plácemes al representante de ella en esta ciudad Mr. Gueylard, por el impulso que ha dado a todas las obras que se ejecutan bajo su inspección, desde que se hizo cargo de las oficinas de indicada compañía.

Puede estar orgulloso el señor González, el edificio es de primorosa arquitectura; pero es lástima, más que lástima, es doloroso que no se destaque en la llanura por la interposición entre él y Guadix de ese feísimo cerro de Dueñas que se asemeja a un sorbete doble de almendra tostada espolvoreado de canela basta, pegote de limo diluviano exento de vegetación que allí depositaran las turbias ondas originadas por el pecado de la especie humana. Desaparezca ese ignominioso padrón asilado, batido por la piqueta civilizadora de nuestros modernos proletarios, titanes del progreso actual, cuyos brazos bajan y suben obedientes a los planes de los entendidos ingenieros que las dirigen para dar un fin artístico y bello a sus arquitectónicas concepciones.

EL ACCITANO, en nombre de los habitantes de esta ciudad dará un voto de gracias a Mr. Gueylard, si interponiendo su influencia, recaba de la poderosa compañía Fives-Lille, la competente autorización para poner en juego cuantos recursos le sugiera su bien entendida dirección, a fin de abatir esa pantalla incolora; y al mismo tiempo recomendamos al señor Martínez Dueñas qua se inspire para su cesión en móviles patrióticos, anteponiendo a la idea de un lucro exagerado el deseo de complacer a su patria, dando a sus pretensiones la morigeración compatible entre sus intereses y los de la compañía constructora.— R.

PARA QUE CIRCULE.

Se nos ruega la publicación de la siguiente circular.

«En vista de haber transcurrido más de un mes desde la declaración oficial de la dolorosa pérdida del crucero Reina Regente, sin que hasta la fecha haya sido posible a esta Sociedad obtener las residencias de las familias de los náufragos del mismo, no obstante las gestiones que al efecto ha practicado, ha resuelto, para lograrlo, dirigirle la presente para que se sirva informar a la mayor brevedad si existen o no en esa localidad o pueblos cercanos alguna o algunas de dichas familias, sus domicilios, nombre del náufrago, clase de parentesco con el mismo (padres, viuda o hijos; respecto a los primeros, si vivieron separados, cuál de los dos cuidaba del hijo al entrar al servicio de la Armada; respecto a las segundas, si seguían las buenas relaciones matrimoniales, y a los últimos, el número de ellos, con distinción de varones y hembras), si están verdaderamente en necesidad o gozan de alguna asignación mensual de parte del Estado, de manera que se sepa de un modo categórico si desean recibir la limosna que les corresponda o la ceden a favor de las demás familias, pues, como comprenderá, este punto es de sumo interés para esta Sociedad al objeto de proceder al reparto de los fondos que tiene en depósito.

Deseando que no se demore la entrega de la parte que a cada familia corresponda, es necesario señalar una fecha para quedar cerrada la información a cuyo efecto espera de su actividad y filantropía se dignará hacer cuanto esté a su alcance para que su contestación sea recibida en el local de la. Sociedad «Niu Guerrero (calle ancha, número 59, piso primero, Barcelona), hasta el 15 de Junio, en cuyo día se cerrará, procediendo desde luego al reparto.

Lo que tenemos la honra de comunicarle, esperando su cooperación para llegar al fin deseado.

Dios le guarde muchos años.

Barcelona 15 de Mayo de 1805 — El Presidente de la Comisión ejecutiva, Evaristo Batlle.— El Presidente da la Sociedad, Juan Costa.— El Secretario Florencio Prats.

CORRESPONDENCIA

Se nos ruega la publicación de la siguiente circular.

Baños de Alicun 5 de Junio de 1895.

Sr. Director de EL ACCITANO»

Lo primero que el bañista contempla al penetrar en este establecimiento es la tarifa de precios, y las reglas dictadas y autorizadas por el Licenciado Robles y Ochoa Vargas Machuca, su director, que aseguran el régimen y gobierno de estos ciudadanos maltrechos ya que no mal heridos por las corporales dolencias. Después se penetra en él y se contemplan del mismo modo las habitaciones a teja vana con sendos respiraderos; las mismas sillas desvencijadas, los mismos lavabos mohosos y los mismos ventanillos de siempre por los que no coge sino una cabeza con mucho trabajo, y por todo esto hay que pasar con la esperanza de mejorar. De los baños, nada; las mismas naturales albercas de antaño llenas de chinas y de tropezones.

La gente se reúne en el proverbial portón, en él se pasan las veladas y al son de un mísero guitarrillo falto la mayor parte de las veces de la prima y bordón bailan y se menean las maritornes.

Se pasea a la caída de la tarde dirigiéndose cada cual donde le place; al toril, a la raja, a la fuente, al sudadero del culantrillo, al camino de Guadix, a la cuesta de don Diego, al molino, al cortijo, a la cueva de los riscos etc. etc. y a las diez de la noche cada cual a su cuarto hasta el siguiente día al amanecer.

Hay bastantes bañistas de los montes y de la provincia de Jaén, y de esta ciudad y su partido judicial las familias de donjuán Salmerón Hurtado y la del comerciante don Pedro Valverde, la del redactor de ese semanario señor Garcia-Varela acompañada de él: y la de, don Juan Manuel Martínez, Alcalde de Hueneja.; además están aquí don Miguel García Barthe, don Juan Jiménez, don Felipe Salmerón, don Francisco Sánchez Acosta, don Francisco Rodríguez Casas y don Salvador Gómez Aguilera y todos muestran grandes deseos de terminar e irse a sus patrios lares. Queda suyo afectísimo

s. s. q. b. s. m.

Deja un comentario