UNO Y UNO, SERÁN DOS?

En el templo que en esta ciudad existe, llamado de la Concepción, el lunes último, al salir  de la novena que todos los años se dedica a la Purísima, no se sabe por quién, se arrojaron a los pies de los fieles que abandonaban la iglesia para retirarse a sus hogares, varios cohetes inflamados que produjeron el correspondiente susto a las niñas y señoras, y la confusión subsiguiente al verse acosadas por aquellas espirales de fuego: la hora avanzada de la noche no permitía ver ni cerciorarse de quienes habían sido los autores, ni si había sido preconcebida semejante acción, ó hija solamente de la casualidad, lo que más predispuestos estamos á creer, pues no se concibe tal acto en seres cuyos padres á fuerza de trabajos y privaciones, se sacrifican por darles una educación esmerada; en personas que lo misino visten el levita que el frac, que saben llevar con elegancia y distinción lo mismo el amplio ruso que lo confortable capa, que ostentan sobre sus cabezas con igual desembarazo el hongo que el sombrero de copa alta, que saben calzar el deslumbrante botito de charol ó de becerro mate, y que abrigan sus siempre limpias y blancas manos con el guante de gamuza, con el de piel de cabrito, con el elástico de seda ó con el suave de finísima lana; que en los días de lluvia ó nieve envuelve sus cuerpos el gomoso y azufrado impermeable con su capucha adyacente, en evitación del molesto paraguas; que les han enseñado sus profesores de educación primaria la conducta que deben observar con sus padres, el trato respetuoso para con sus superiores, sus iguales y sus inferiores; la manera de cómo se han de presentar en sociedad, su compostura y aseo, y finalmente, el recogimiento que más que en todas partes debe observarse en la Iglesia de Dios.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………..

¿Qué hubiera podido acontecer en el caso probable de haber herido ó quemado á una niña, á una madre, de las que salían en aquel instante de estallar el trueno, después de ha berse concluido los rastros de fuego producidos por la pólvora? ¿El marido de una de aquellas señoras, el padre de uno de aquellos angelitos, pudiera contenerse ante el espeácteuío de los gritos y las lágrimas proferidos y vertidas por los seres más queridos de su corazón? Nosotros no queremos contestar, figúrenselo nuestros lectores. ¿Y qué demuestra esto, qué informa de la cultura de una población que tiene muchas enseñanzas de niñas, muchas escuelas de instrucción primaria y elemental, dos colegios superiores y una Catedral que cuenta en su seno multitud de personas sobresalientes en todos los ramos del saber humano? Pues enseña, y lo diremos con dolor de nuestras entrañas y amargura de nuestro espíritu, lo que hoy mismo está aconteciendo en esteras más elevadas, respecto al abandono é indiferencia con que se miran los tesoros inmensos que se desdeñan, menospreciando la más instructiva, la más noble de las instituciones modernas, el libro y la prensa, que son reunidos el segundo poder de la tierra, si no queremos decir el primero.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………

¿No podremos elevar esta bien situada población á adquirir, en tiempos no muy lejanos, la importancia que ha sabido conquistarse por su ilustración la antes pequeña y hoy grande Leipzig? ¿Promoverán estas líneas otro motín de suscritores? ¡Oh! ¡Quiera Dios que no sea el guarismo cero el sumando de todos nuestros afanes, de todos nuestros desvelos, de todas nuestras vigilias! Entonces pronunciaríamos la última palabra, y sacudiendo el polvo de nuestras sandalias lanzaríamos á todos los vientos la amarga frase del dulce Ovidio.

Requena Espinar.

Foto: archivo de Torcuato Fandila
Foto: archivo de Torcuato Fandila

LAS CUEVAS DE GUADIX POR JUAN SERRANO Y GÓMEZ.

Molesto es el viaje de doce horas en coche para un trayecto de ocho leguas que dista Guadix de Granada, por camino que llaman carretera y con pendientes de 25° para ascender hasta ios nevados dientes de la Vieja y bajar luego al Molinillo; pero todo queda compensado, pura quien por primera vez visita este país, con la sorpresa, al llegar a Purullena de una población troglodita, situada en las estribaciones de Sierra Nevada, bajo un suelo ondulado de suaves colinas, que se elevan sobre valles bien cultivados.

Cuenta Purullena 328 vecinos, qua viven en cuevas, á excepción de unos 50 que tienen sus casas, de uno ó dos pisos, construidas de mampostería. Después he sabido, y en parte he visto, que en el partido judicial de Guadix existen muchas poblaciones trogloditas, entre ellas Benalúa, con 200 vecinos y sin más viviendas fuera de tierra que la iglesia la posada y la casa que perteneció al conde de Benalúá. Paulenca tiene 60 vecinos y solo ia iglesia, y una casa sobre la superficie: Charches, 180 vecinos que viven en cuevas y 12 en casas de mampostería; El Raposo, 5O vecinos que habitan en cuevas y unos 18 en casas; Exfiliana, 100 vecinos bajo tierra y 150 sobre la superficie; Alcudia 400 vecinos, de los que 200 habitan en cuevas, y Graena, 200 vecinos у 11 casas, inclusas las del balneario.

De Guadix no quedan más que restos deformes de sus  antiguas murallas y alcazaba: nada de la sólida belleza de los edificios que menciona el poeta citado. Pero hay indicios de que en época posterior hubo empeño en borrar toda huella do la dominación sarracena y de su elegante y esbelta arquitectura; pues rendida esta ciudad antes que, Granada, no ha quedado á la vista ni un arco, ni un ajimez, ni una inscripción; si se exceptúan los techos de algunas iglesias, que es de presumir sirvieron antes de mezquitas á los fieles muslimes.

Hace, sin embargo, pocos meses que sé descubrió Un arco árabe con elegante ornamentación de escayola, en el patio de la casa del beneficiado de la catedral, D. José Carvajal. Al intentar abrir portillo para colocar una puerta en el muro del patio, aparecieron, á los primeros golpes que dio el albañil, unas figuras geométricas que, llamaron la atención del señor Carvajal, el cual dispuso la suspensión de la obra; y provisto él mismo de grave paciencia, logró desprender poco A peco el espeso revoque de cal con que estadía, cubierto el arco, hasta dejarlo como cuando salió de manos del artista, sin deterioro alguno. Carece, de inscripciones.

Ferrocarril Linares-Almería.

EXPROPIACIONES.

Es objeto de amarguísima censura por la prensa sensata, de Almería y por los que. desligados de todo interés personal solo miran al del país, la exagerada pretensión do los propietarios de aquella vega en los terrenos que ha de ocupar la estación y almacenes de la línea férrea de Linares á aquella capital, que piden nada menos que 4000 pesetas por tahulla (11 áreas 18 centiáreas) cuando la renta media oscila entre 50 y 60 pesetas. Con semejante procedimiento es imposible que los trabajos del Ferro-Carril de Linares-Almería reciban el impulso que la compañía Five-Lille se halla deseosa de imprimirles y la concesionaria anhela ardientemente, de lo cual tiene el país evidentes y acabadas pruebas; que no se mueve el capital que representan tantas oficinas y trabajos de tan varias índoles, sin tener un verdadero y positivo interés en la construcción de dicha vía férrea. Y cuando aquellos terratenientes son tan justamente censurados, pues que ricos como son posponen el interés del país, que es también el suyo, al que más directamente les atañe, ¿será posible creer lo que se viene diciendo de los propietarios de Guadix, á quienes se supone inspirados en móviles también interesados y estrechos?

Deja una respuesta