POR DARRO

Honda pena amarga al vecindario de esta villa; profundo sentir le acongoja, y el terror se ha apoderado aun de los más animosos de sus habitantes.

Ha ya bastante tiempo que esa cruel enfermedad llamada difteria persigue a las criaturas, no respetando edad, condición ni estado. En otros pueblos han sido víctimas los niños; allí sucumben los adultos y los ancianos. El Lunes último murió una hermosa joven de veinte y tres años y el martes (día en que tuvimos noticias del hecho) estaba espirando una anciana de setenta.

El alcalde don Victoriano Quesada hace heroicos esfuerzos para contener el mal tomando disposiciones acertadísimas, y socorre a los atacados no ya con fondos a ello destinados, sino también de su privado peculio, habiendo conseguido el cariño de sus administrados.

El señor Gobernador Civil de la provincia lleva enviados varios botiquines que se han gastado sin que la epidemia decrezca a pesar de haber una higiene rigurosa. De seguir este estado de cosas, de no atenderse por las autoridades superiores al remedio, es indudable que la situación se hará insoportable en Darro; tiempo es de pensar en tan  crítica situación permitiéndonos llamar la atención del señor Gobernador Civil y junta de sanidad, prometiéndonos que aquello se combatirá hasta extinguir las causas determinantes.

FERROCARRIL LINARES ALMERÍA

Ha días publicó El Linares un artículo, encaminado a demostrar la conveniencia de que pase una comisión del Ayuntamiento de la ciudad del mismo nombre a la corte a recabar del Gobierno la construcción de la línea férrea, desde dicha ciudad a la estación de Baeza, idea laudable y pensamiento noble y provechoso, al que se ha adherido El Ferrocarril de Almería y al que EL ACCITANO se asocia del mismo modo, si bien con el deseo natural de que esa construcción se dilate otro poco y llegue a la ESTACIÓN GÜADIX, para lo que no estaría de más que a la comisión de Linares se incorporara otra de Almería y Guadix y el pensamiento resultaría más grande y el éxito (caso de obtenerlo) más completo, puesto que daría por resultado la terminación de la ansiada vía, y por hoy atajar en algún tanto la miseria de que las clases jornaleras se ven amenazadas, y el hambre que se posesionará de ellas en los meses que restan del año agrícola.

Conste por lo tanto que estamos al lado de nuestros ilustrados colegas, y dispuestos a secundar sus indicaciones, dignas de ser atendidas porque son excesivamente justas y morales.

VIAJERO

El Martes último tuvimos el gusto de saludar en el Liceo al señor don Felipe Sujero, primer ayudante de obras públicas, el cual ha permanecido en estados días inspeccionando los trabajos del ferrocarril Linares Almería, en el trayecto que se adjudicó al señor Molina, representando la casa Hitos y Martínez Hoyos.

Deja un comentario