VARIEDADES.

Carnaval.-Se nos ha dicho que en el próximo, habrá bailes en las sociedades, en el salón del Ayuntamiento y en casas particulares; que recorrerán las calles varias comparsas, y también habrá muchos mamarrachos, si no se modifican gustos inveterado y de constante repetición.

Las aceras.-Al construirse la basamenta para la verja de la Catedral, se puso como su complemento una acera que hasta la calle de la misma, es de losas, y desde allí se empedró. Habiendo en el Iltre. Cabildo Catedral tanto deseo de mejoras y de fomento e ilustración, se vería con gusto que esa parte de acera se completara, si no podía emplearse piedra, con ladrillos.

Congreso.-Uno de los primeros proyectos que se presentarán a las Cortes, versará sobre los Pósitos y su reorganización.

Circular.-El señor Ministro de Fomento ha dictado una muy enérgica a sus delegados de provincias, previniéndoles que se persiga con la mayor actividad y rigor la fabricación de vinos artificiales.

L a Madre de Familia.—Pago a la digna Directora de esta publicación con las mismas palabras que ella me dirige.—Saluda afectuosamente a la más antigua y distinguida de sus amigas, doña Enriqueta Lozano .do Vilches, el Director de EL ACClTANO,

Cultivo del tabaco.—Ha llegado a Madrid una comisión del Ayuntamiento de Málaga, que lleva como principal objeto el gestionar cerca del Gobierno el libre cultivo del tabaco en aquella provincia. De Barcelona se han hecho indicaciones al Ministro de Fomento a fin do establecer en algún distrito de la provincia campos de experimentación agrícola para dicho cultivo. ¿Y Granada?.

Recuerdo.-Señor Alcalde, en conformidad al art. 7 de la Ley de Septiembre de 1857, no pudiera recordarse a los padres y tutores que enviara a sus pupilos e hijos a las escuelas municipales haciéndoles saber por medio de un bando la obligación que tienen de hacerlo, y caso contrario, poner en práctica los apercibimientos y multas que la misma Ley señala? De hacerlo así, Dios os lo premie; pues evitará que se pierdan muchos hombres, por el abandono en que se les tiene en su infancia.

Otro recuerdo.-Hace más de diez años, el lltre. Ayuntamiento de esta ciudad acordó se pusiesen aceras en las calles de ella, quedando al efecto sin empedrar en la de entrada a la plaza, yendo de la Catedral, la parte que habían de ocupar; el tiempo ha trascurrido y aquellas no se han colocado. ¿No piensa la Corporación Municipal que ya es hora de que esta ciudad, célebre por su fatalísimo piso, tenga aceras siquiera en las calles más principales, cuando si bien es cierto carecemos de piedra a propósito, los ladrillos que aquí abundan han dado resultados excelentes aplicados a tal uso?

Plaza.—Sin duda será una de las más hermosas y elegantes de esta ciudad la que ha resultado frente a San Diego, tan luego como se ha arreglado su pavimento: ahora falta algo, que el señor Alcalde que tiene iniciativa y deseos de hacer, mande poner unas acacias que embellezcan más y más aquel paraje.

Paseos .-Los públicos en su cabal salud, sin haber empezado su arreglo; señor Alcalde, ¡por Dios! ¿Dónde van a recrear su ánimo este verano las preciosas niñas accitanas?

Queja.-Los vecinos de la calle de Granada ven con disgusto que desde el balcón de una casa próxima al caño, se vierten aguas sucias al pilar del mismo por los sirvientes. Llamamos la atención de los dueños para que hagan entender a aquellos se abstengan de tal proceder.

Alumbrado.—En la calla de la Amargura, una de las más públicas de esta ciudad a la vez que de difícil paso, desapareció, sin duda por economía del empresario del alumbrado, la farola que había en el centro de la referida calle, al aparecer la del café que hoy existe en la misma; pero es el caso, que sí la farola del café subsiste, su dueño, acaso también por economía, no la enciende más que cuando le parece, y los transeúntes quedan expuestos a los graves accidentes que proporcionan las tinieblas. Suplicamos a la digna primera Autoridad sea repuesta la mencionada farola.

Velada.—La que se efectuó la noche del Miércoles último en la casa del señor don Torcuato Ochoa, resultó brillantísima; pues se reunían en ella las más bellas y hermosas jóvenes de nuestra buena sociedad, amenizando con sus conocimientos musicales varias horas que siempre dejarán inolvidables recuerdos en las personas que tuvieron el gusto de asistir. Sigamos por este camino, que mucho tendrá que agradecerle la generación presente. Al César lo que es del César, y a Dios lo que es do Dios.

 

Deja una respuesta