COMUNICADO.

Sr. Director de  El ACCITANO.

Muy señor mío y de todo respeto: Molesto nuevamente su atención, y al mismo tiempo le suplico se digne insertar en su ilustrado periódico la présente, última gracia que le pido como padre del que fue moro de Purullena, y hoy pertenece al número de los cristianos.

El Illrmo. Sr. Obispo se sirvió llamarme a su palacio: allí encontró al Párroco D. Lúcas García Calderón, y después de una breve conferencia, ordenó a éste me casara canónicamente y acto seguido se efectuase el bautizo de mi hijo.

El domingo 20 del corriente, y después de haber tenido lugar las amonestaciones, se procedió á la ceremonia, quedando mi mujer y yo unidos en los indisolubles lazos que proporciona el sacramentó del matrimonio.

Acto continuo se pasó al bautizo de nuestro hijo, al que se le puso por nombre Eusebio Guillermo, con todas las solemnidades externas que permite la Iglesia, tratándose de tales actos.

Apadrinaron nuestro matrimonio D. Claudio López y López y su bija doña Carmen López de Martínez, y el bautismo el mismo señor y su nieta la señorita doña Pilar Martínez López.

Los actos dichos revistieron gran solemnidad, habiendo asistido el Juez municipal don José Martínez Valdivieso y el secretario del mismo D. Antonio González, que con los testigos D. Juan Ramón y D. Antonio María Castillo., y el Alcalde accidentar I). Miguel Martínez Checa, levantaron la oportuna acta:

también recuerdo liabervislo A I). José Rodríguez Ferrer y señora, I). Baldomero Paez y la suya, el Fiscal municipal D. Miguel Hernández y su familia, D. Antonio Praena, don Pascual Lozano y sus hijos, y para no cansar

a V. más, todo el pueblo; habiéndose dado el caso de no cojer la gente en la iglesia y quedarse fuera muchas personas.

Concluidas las ceremonias, los padrinos con un desprendimiento digno de ellos, obsequiaron a todos los presentes con dulces, licores y tabacos, habiendo arrojado dinero al público repetidas veces; fué un día de verdadero júbilo en Purullena.

El presbítero D. Lúcas García Calderón asistió al refrescó y perdonó sus derechos por los sacramentos administrados.

Concluyo señor Director, asegurando a V. que los nombres del Iltnno. Sr. Obispo de esta Diócesis, de D. José Requena Espinar y de D. José M.a García-Várela, los recordaré siempre con satisfacción y enseñaré a mi hijo que como grato recuerdo los conserve en su memoria.

Soy de V. affmo. s. s. q. b. s. m.,

JÓSE VILLALVA SIERRA.

Guadix 24 de Marzo de 1892.

Grata noticia.- Sabemos por autorizado conducto que el dia 1.” de Abril entrante empieza la demolición de la casa ruinosa conocida por la de don Pedro Cañas.

D.E.P.-  En el dia de ayer se dio cristiana sepulturaal cadáver de don José Barthe Requena, que fue trasladado a esta ciudad desde la cortijada de san Torcuato. Según se dice, dicho señor, falleció repentinamente, cuándo desde su propiedad del Lover bajaba a oír misa a dicho santuario. Dios le haya recibido en su seno.

Viajero.– Hemos tenido el gusto de saludar a nuestro antiguo amigo y compañero en la Academia de Ciencias y Literatura del Liceo Artístico y Literario de Granada, don José García, qué se encuentra, accidentalmente en ésta, como administrador general del señor marqués de Heredia, á evacuar asuntos interesantes al caudal de dicha casa.

Deja una respuesta