NUEVA CALAMIDAD.

 «Dicen de Alcudia (Granada) que las aguas de la fábrica de Jerez, procedentes del lavado de los minerales causan perjuicios a los cáñamos y a otras plantas, y aun se asegura que son nocivas para la salud.

En su consecuencia, parece que una comisión de aquel pueblo se proponía pasar a dicha fábrica a fin de ver la manera de que en lo sucesivo se eviten semejantes daños.»

Ya tenía noticia EL ACCITANO de tan grave estado de cosas: y ello, su deber en la defensa de los intereses del partido judicial, y haberse acercado a nuestro director no solo vecinos de Alcudia, sino muchos de esta población, quejándose amargamente y pidiendo tratemos de esto en las columnas de nuestro semanario, hacen que atendiendo a indicaciones tan justas y reiterados clamores, nos ocupemos de tal hecho.

Hemos especialmente de dar la voz de alerta a la primera autoridad civil de la provincia y a las municipales de los pueblos por cuyos ríos discurren aguas tan perjudiciales, para que en bien de los mismos y por todos los medios que la ley y la razón ponen a sus alcances inquieran, se informen, se cercioren de la verdad de aquello, y de ser cierto, tomen las medidas precisas para evitar los funestos males que puedan sobrevenir, tanto a la salud de los habitantes de esta comarca, cuanto a el fomento de su moribunda agricultura, modo de hacer pie los célebres humos de la provincia de Huelva, no se conviertan en aguas nocivas en este rincón de la de Granada.

Sí después de las enormes cargas, tributos y gabelas que pesan sobre los esquilmados labradores y más esquilmados propietarios, hemos de sufrir nuevos y trascendentales males proporcionados por una empresa particular, ¿qué va a ser de los habitantes de este territorio? ¿Cuál su porvenir? ¡abandonar las labores, su única riqueza, en obsequio de unos cuantos capitalistas! Entonces, ¿con qué han de atender a las necesidades más triviales de la vida?.

Ni la prensa ni los particulares hemos de abandonar cuestión de tanta trascendencia, pues que va envuelta en ella también lo que más estima en sí misma la criatura, la salud, amenazada de continuo, como si no tuviésemos suficientes enfermedades que lamentar en la angina diftérica, el trancazo, las pulmonías, calenturas intermitentes, que tienen aquí carta de naturaleza, y otras muchas, de las que nos vemos casi constantemente rodeados.

No debe pasarse el tiempo en expedienteos y análisis sin fin; urge poner remedio al mal si es verídico que existe: matar la causa que produce efectos tan desastrosos: obligar a la empresa a que desvíe las aguas de los cauces públicos, y utilice otros que particularmente cree, hasta conducir las mismas a parajes que estén yermos y deshabitados. Esto es lo que reclama la opinión y a ella hay necesidad de atender, dándole satisfacción cumplida, cuando en sus deseos va envuelta la justicia más estricta.

La cuestión es de inmenso interés, y no debe darse al olvido, si no queremos lamentar acaso mañana, males sin cuento.

 ¿La instalación de la fábrica dé Jerez, favorece o perjudica nuestro territorio? Tal es la pregunta que con frecuencia se hace en nuestro país, y ello será objeto de preferente atención de nuestro semanario, en no lejano día.

GARCI-TORRES.

BODA

El lunes 25 del corriente se unieron por medio de los indisolubles vínculos del matrimonio, nuestro querido amigo el Procurador de este Juzgado don Jesús García-Várela y Torres y la bella y simpática señorita doña Carmen López-Argüeta Solsona. Los apadrinaron el joven letrado D. Antonio Ruiz Valero y su amable señora doña Dolores Martínez Córdova, siendo testigos el señor Juez de 1.ª Instancia de este partido don Nicolás Company y el conocido abogado don Torcuato Carrasco Jiménez. Fue ministro celebrante el señor don Felipe Salmerón, Cura de la iglesia parroquial del Sagrario y Canónigo electo de esta santa Catedral, con asistencia del señor Juez municipal el letrado don Ramón García Ochoa y el secretario don Cipriano M.ª de León.

Después de celebrada la ceremonia, se dirigió la comitiva casa de los padrinos, donde se le ofreció espléndido lunch y exquisitos habanos, haciendo los honores de la casa estos señores con la galantería que les distingue, pasándose un gratísimo rato.

Entre los concurrentes además de los señores manifestados, se encontraban don José M.” Casa* Ruiz, don Luis Reyes, don Torcuato Ochoa, don Enrique Tarrago, don Manuel Galiano Díaz, don Pablo Ramírez de Aguilera, don José Martínez Córdova, don Fulgencio Molinero, don Miguel Argueta, don Antonio Yuste, don Santiago Marco, don Nicolás Company, hijo, don José M.” García-Várela, el director de nuestro semanario don José Requena Espinar y otros que sentimos no recordar.

El sexo bello estaba representado por las señoras doña Ascensión Pérez Urrutia, doña Carmen Solsona, doña María Josefa Alarcón, doña Angustias Ruiz, doña Enriqueta López-Argueta, doña Margarita Peinado, doña Encarnación Blanco y las señoritas doña Araceli Pérez Urrutia, doña Aurelia y doña Ascensión Ochoa, doña Ernestina Requena y doña Dolores y doña Tomasa Reyes.

Deseamos a los recién casados todo género de felicidades y una perpetua luna de miel.

Órgano.-Ha llegado a nuestro conocimiento que el Iltre. Cabildo de esta Santa y Apostólica Iglesia Catedral, y un artista muy conocido en nuestra provincia, han firmado escritura, en la que este se ha obligado a reformar en su totalidad los defectos que contenga aquel artístico instrumento, en el espacio de ocho meses, y por la cantidad de 20.000 reales.

Nueva publicación.-Ha visitado nuestra redacción, no un rayo, sino todo El Sol de Caravaca. Falta nos hacía, caro colega; porque la atmósfera de Guadix en la estación que atravesamos, necesita focos de luz potente y esplendorosa para romper sus densos nubarrones. Sí recibimos con entusiasmo la visita de La Luz de la Comarca, (de esa) figuraos qué efecto nos habrá producido la de El Sol de la misma. Queda establecido el cambio y se le saluda cariñosamente, manifestándole la alta consideración que nos merece como parte integrante de la prensa del mundo, que debemos considerar como patria nuestra.

Anónimo.-Según se dice, días pasados recibió uno el dueño do una fábrica de yeso establecida frente a la cruz de la Carrera, en el cual so le exigía que llevara 2.000 reales a un sitio determinado y con las amenazas de costumbre. El dueño puso en conocimiento de la Guardia Civil el delito que se trataba de perpetrar, y esta acompañada de aquél, fueron a llevar el dinero a donde el anónimo señalaba, la noche del miércoles último, siendo aprehendidos varios sujetos. El Juzgado de Instrucción, con la actividad que le distingue, estuvo constituido todo el día del Jueves en la cárcel de esta ciudad, recibiendo ‘declaraciones de los que se creen complicados en tan fea causa.

Deja una respuesta