Así lo ha asegurado hoy el presidente de la institución provincial, José Entrena, al término de una reunión que ha mantenido con la subdelegada del Gobierno, Inmaculada López Calahorro, y el director provincial del INSS, Pablo García, para coordinar la prestación del ingreso mínimo vital, del que se esperan unas 25.000 solicitudes en la provincia, con otras ayudas sociales que gestiona la Diputación, a través de los servicios sociales comunitarios.

Durante la reunión, Entrena ha ofrecido la colaboración de la institución para trasladar a los ayuntamientos sobre los requisitos para solicitar la nueva prestación y su tramitación y ha recordado que la Diputación cuenta con trabajadores sociales en 210 núcleos de población de la provincia que están disponibles para ayudar. “Necesitamos que fluya la información entre instituciones porque, además, la institución provincial tiene en marcha otras ayudas sociales con las que hay que coordinarse”.  

Por su parte, la subdelegada del Gobierno ha afirmado que el objetivo es gestionar de la mejor manera posible el ingreso mínimo vital.

Por último, el director provincial de INSS ha recordado que a partir del 15 de junio, hay 3 meses de plazo para las solicitudes y que, en cualquier caso, la prestación será efectiva desde el 1 de junio. Además, ha informado que el INSS prevé unas 25.000 solicitudes y más de 50.000 beneficiarios del ingreso mínimo vital.

Deja una respuesta