La Guardia Civil ha detenido a un vecino de Guadix, de treinta y cinco años de edad y sin antecedentes policiales, como presunto autor de un delito de desobediencia grave, después de que durante tres días seguidos fuera sorprendido haciendo caso omiso de las restricciones del estado de alarma.

El primer día fue sorprendido por una patrulla de la Guardia Civil conduciendo por las calles de Guadix con una segunda persona dentro del coche sin un motivo justificado, por lo que tras identificarlo se le informó que sería denunciado por contravenir lo dispuesto en el Real Decreto 463/2020.

Al día siguiente se le volvió a sorprender en la calle y sin un motivo justificado, por lo que se le advirtió que si perseveraba en su empeño de no cumplir con la Ley podría ser detenido por un delito de desobediencia grave.

Y el tercer día no conforme con lo que se le había advertido no tiene otra feliz ocurrencia que presentarse en el acuartelamiento de la Guardia Civil de Guadix sobre las 13:00 horas del pasado día 26 de marzo, pegando voces y amenazando a los agentes por las dos veces que había sido denunciado. En ese caso y ante tamaña actitud la guardia civil pasó ya de advertencias y directamente lo detuvo tal y como se le había advertido previamente, por un delito de desobediencia grave, en este caso, a los agentes de la autoridad.

Deja una respuesta