Los artificieros de la Guardia Civil han destruido cuatro espoletas y una granada de mano de la 2ª Guerra Mundial que venían entre las patatas procedentes de Francia

La Guardia Civil ha destruido de forma controlada tres espoletas y una granada de mano tipo piña que han aparecido entre las patatas en una planta de elaboración de alimentos del área metropolitana de Granada.

El pasado día 26 de abril la Guardia Civil fue alertada por el gerente de una empresa de elaboración de alimentos porque, después de vaciar una saca de patatas en la máquina peladora, los empleados encontraron  tres espoletas de proyectil y el cuerpo de una granada de mano. Los empleados no se sorprendieron con el hallazgo y ya sabían cómo actuar  porque el pasado mes de marzo en esa misma fábrica ya encontraron otra espoleta entre las patatas.

Las patatas que utilizan en la fábrica procedían de la región francesa de Somme, por lo que presumiblemente son restos explosivos de la 2ª Guerra Mundial.

El equipo Edex de la Guardia Civil de Granada acudió a la empresa y comprobó que las tres espoletas aún tenían su multiplicador y carga explosiva; y que la granada de mano, aunque tenía seccionada la cabeza, todavía contenía su carga explosiva en perfectas condiciones, lo que las hacía peligrosas.

Los agentes siguieron el protocolo establecido y buscaron un lugar seguro para detonarlas de forma controlada.

No manipular artefactos explosivos de la Guerra Civil

La Guardia Civil aconseja que, como en este caso, si alguien localiza un viejo proyectil se abstenga de manipularlo y avise rápidamente, ya que tanto la carga explosiva como la espoleta pueden estar activas a pesar del tiempo transcurrido y, aunque es poco probable, el proyectil puede estallar y herir de gravedad al que lo esté manipulando y a cuantas personas estén cerca.

Deja una respuesta